Seleccionar página

9 países con planes de lanzar criptomonedas estatales

9 países con planes de lanzar criptomonedas estatales

Las criptomonedas estatales, llamadas así por ser emitidas y respaldadas por los gobiernos, se han convertido en una tendencia mundial y muchos países han estado anunciando sus planes de lanzar su propio criptoactivo, a pesar de los cuestionamientos que muchos de estos gobiernos han interpuesto en relación a este tipo de monedas.

Las razones para lanzar estos proyectos son variadas y van desde evadir sanciones internacionales, reemplazar el uso de dinero efectivo y promover la adopción masiva de criptomonedas, hasta ponerse a la vanguardia en tecnología financiera. He aquí algunos de los países que han manifestado su intención de desarrollar este tipo de activos.

 Irán

Luego de anunciar el proyecto el año pasado, el gobierno de Irán confirmó el pasado 26 de julio que planea lanzar su criptomoneda nacional, la cual podría entrar en el ecosistema de las monedas digitales durante los próximos tres meses. Sobre ello, Alireza Daliti, delegado de la Dirección de Asuntos de Gestión e Inversión de Irán expresó que la intención es facilitar la transferencia de dinero en cualquier parte del mundo.

Sin embargo, también se señala que otro de los objetivos es evadir las sanciones impuestas por Estados Unidos, pues el anuncio hecho por Teherán se da días después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, informara que activaría nuevamente las sanciones económicas contra Irán, levantadas durante el gobierno de Barack Obama.

Así, la criptomoneda iraní surge de la necesidad de dar un alto a los problemas con la banca internacional producto de la restricciones internacionales a los flujos de capital. La iniciativa está siendo desarrollada por empresas tecnológicas que trabajan bajo la supervisión del Banco Central de la República Islámica de Irán y la Dirección de Asuntos Tecnológicos y Científicos de la presidencia.

El gobierno iraní no ha brindado detalles sobre la blockchain, el algoritmo, la minería o la centralización de la red que utilizará para lanzar la criptomoneda durante el próximo trimestre. Aunque en medios de comunicación se reporta que la compañía Informatics Services Corporation está desarrollando la infraestructura blockchain que servirá de base para la adopción de la nueva moneda digital entre bancos y otras instituciones. Estos planes son paralelos a una prohibición oficial del uso de bitcoin en el país por parte de instituciones financieras y de un panorama legal no muy amigable con el sector.

Rusia

Desde finales de 2017 el presidente de Rusia, Vladimir Putin, viene mencionando la posibilidad de crear una criptomoneda estatal para potenciar la economía de la nación, además de realizar una libre comercialización con el resto de los países del mundo. Para esa fecha Nikolái Nikíforov, ministro de Telecomunicaciones de Rusia, anunció que el presidente había aprobado la creación del criptorublo.

La información fue confirmada en enero de 2018 por Serguéi Gláziev, asesor del presidente ruso, quien citó el proyecto como una opción para eludir sanciones internacionales impuestas por la Unión Europea y Estados Unidos. Para el gobierno ruso, el criptorublo podría ayudaría a arreglar pagos con sus socios de negocios en todo el mundo, sin importar las sanciones. Además sería un medio para disminuir la influencia del país norteamericano en su economía.

Los reportes señalan que  la moneda virtual rusa, que sería cifrada por algoritmos desarrollados en el país euroasiático, podría crearse a partir de Ethereum. Se indicó además que no será posible generar nuevos criptorublos a través de la minería tradicional.

De manera similar al caso de Irán, el gobierno ruso ha manifestado una política regulatoria estricta respecto a las Ofertas Iniciales de Monedas (ICO) y las criptomonedas, en especial bitcoin.

Venezuela

A finales de 2017, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela informó sobre el lanzamiento de una criptomoneda respaldada por el petróleo venezolano: el petro. El proyecto fue concebido como una “solución” a los problemas económicos que aquejan al país, aunque también surge como alternativa para combatir las sanciones impuestas a importantes funcionarios del gobierno.

Los avances del proyecto han sido lentos y controvertidos y hace unos días el plan fue reformulado a través del anclaje de la moneda fiat local, el bolívar soberano, al criptoactivo. Todo ello dentro de una reconversión monetaria que se pondrá en marcha el 20 de agosto próximo.

Simultáneamente, el gobierno venezolano ha venido tomando una serie de medidas destinadas a legalizar el sector, entre ellas la creación de la Tesorería de Criptoactivos de Venezuela y de la Superintendencia de Criptoactivos de Venezuela y Actividades Conexas Venezolana (SUPCACVEN). Ello sumado a la certificación de casas de cambio, autorización de la minería de criptomonedas y estímulos a la adopción en los pagos cotidianos.

No obstante, las medidas hasta ahora no se han materializado en resultados concretos y el criptoactivo, además de no tener reconocimiento internacional, muestra informaciones poco claras acerca de su preventa, contrato inteligente y la plataforma a utilizar.

Suecia

El Banco Central de Suecia (Riksbank) dio a conocer sus planes de crear una moneda digital nacional con el nombre de e-krona desde noviembre de 2016. Vista como una alternativa ante la disminución de la cantidad de monedas y billetes en circulación en el país nórdico, este plan recibió el visto bueno de la vicepresidenta del Riksbank, Cecilia Skingsley.

Suecia se caracteriza por ser uno de los países que se mueve hacia una sociedad sin efectivo. Por ello, el Riksbank cree que la e-krona debería ser equivalente a la moneda corriente del país, pero que deberá usarse para pequeñas transacciones entre consumidores, compañías y autoridades.

Actualmente el proyecto es liderizado por Eva Julin, quien recientemente expuso que el banco central decidió usar la plataforma de IOTA, tendrá un enfoque claro hacia las políticas Conozca su Cliente y contra el lavado de dinero (KYC y AML, respectivamente) y se está trabajando y negociando con otras 19 compañías para tener todo listo en el 2019.

Como Suecia no está en la zona euro, no tiene conflicto de intereses con el Banco Central Europeo (BCE), el cual rechazó la idea de que los estados  de la eurozona emitiesen monedas digitales que compitan contra el euro. Esta postura impidió el avance de Estonia, que también tenía planes de lanzar su propia criptomoneda: el estcoin.

Suiza

En mayo pasado el gobierno suizo, a través de su órgano ejecutivo, el Consejo Federal, aprobó una solicitud para estudiar la factibilidad, las ventajas y los retos de una criptomoneda estatal que se denominaría e-franc o criptofranco.

En la solicitud, titulada “Establecer un reporte sobre la factibilidad y retos de la creación de un criptofranco“, el parlamentario suizo Wermuth Cédric -principal promotor del plan- cita como referencia al Banco de Suecia (Riksbank) y su proyecto e-krona. El proyecto depende de la aprobación de la cámara baja del Parlamento suizo, el Consejo Nacional. Si se aprueba, la tarea recaerá en el Ministerio de Finanzas suizo para investigar y finalmente producir el estudio respaldado por el gobierno.

Suiza, al igual que Suecia, está fuera de la eurozona por lo que el e-franc no entrará en conflicto con el BCE. El país es comúnmente visto entre las jurisdicciones más amigables para las criptomonedas y las Ofertas Iniciales de Monedas (ICO).

Islas Marshall

En mayo pasado las Islas Marshall, una pequeña nación del Pacífico sur, anunció que emitirá su propia criptomoneda, aprobada por el Parlamento y bautizada como “Sovereign” (Soberano) y las siglas “SOV”.

El criptoactivo podrá utilizarse al igual que el dólar estadounidense en el territorio nacional, según se establece un primer borrador del Acta de Declaración y Emisión del Sovereing, en el cual se autoriza la emisión de una  moneda digital basada en la tecnología blockchain como moneda de curso legal. Actualmente las autoridades están revisando la normativas regulatorias del SOV, y aunque se estableció que su lanzamiento se realizaría a través de una ICO, el mecanismo de venta de los tokens aún está en discusión en el Senado.

Israel

Como parte de la elaboración de una nueva legislación que ayude a reducir la circulación de efectivo, el gobierno israelí está considerando, desde diciembre pasado, la emisión de una criptomoneda local que tenga el mismo valor de su moneda actual, el shekel.

La propuesta del banco central deriva, a la vez, del estudio realizado por el Banco de Suecia para la creación del e-krona, aunque en este caso no hablan de un nuevo criptoactivo sino de un shekel digital. Sin embargo, se señala que las transferencias y pagos con la nueva moneda se harían de forma directa entre dos ciudadanos, sin intervención de terceros; en contraste con las que deben ser realizadas a través de instituciones bancarias.

Dubái

La creación de una criptomoneda propia, llamada emCash, fue la propuesta que el gobierno local de Dubái hizo pública el año pasado, con el objetivo de implementar un nuevo mecanismo de pago de servicios gubernamentales y no gubernamentales.

Al respecto, el subdirector general de economía de Dubái, Ali Ibrahim, expresó que la criptomoneda sería considerada como moneda de curso legal, por lo que permitiría pagar desde el café de todos los días y el colegio de los niños hasta los servicios públicos y transferencias de dinero. La meta, de acuerdo al gobierno, es aprovechar la tecnología de la cadena de bloques para hacer que las transacciones financieras sean más baratas, rápidas y seguras, además de demostrar las ventajas de la adopción a gobiernos, empresas y clientes.

China

A pesar de la postura gubernamental contraria a las criptomonedas y a las ICO, el Banco Popular de China está estudiando la idea de emitir su propia criptomoneda nacional desde 2016.

Particularmente, los esfuerzos por desarrollar una moneda digital propia en China se inclinan hacia un modelo híbrido, orientado a lograr “un equilibrio entre centralización y descentralización”, a fin de combinar las características principales de un criptoactivo con el sistema monetario existente en el país. La idea es desarrollar unanueva moneda digital que mantenga las características criptográficas pero que se adapte a la estructura financiera existente.

Una tendencia en auge

Además de los países citados, otras naciones también contemplan sumarse a la tendencia. En ese sentido, vale mencionar el caso de Japón con la propuesta del J-Coin, una moneda digital que buscaría reemplazar, en los próximos años, el creciente uso de efectivo en ese país. Se espera que dicha moneda entre en funcionamiento para el 2020, sin embargo, aún no se afirmado si estará basada en blockchain.

También están las experiencias de Kazajistán, donde se evalúa emitir el Cryptotenge (vinculado a la moneda fiat); y Camboya, donde se habló de crear el Entapay para seguir la misma línea de Venezuela, Irán y Rusia, tratando de evadir sanciones. Incluso en Singapur y Ucrania se ha pensado en este tipo criptoativo. Hasta la fecha, ningún plan se ha concretado. Queda esperar los avances de los proyectos en marcha para evaluar sus resultados.

Imagen destacada por wladimir1804 / stock.adobe.com

Acerca del autor

Glenda González

Periodista, terapeuta, amante de la investigación y encantada con esta era de la tecnología.

CriptoCaricatura

¡Mantente al día!

Tweets de @CriptoNoticias

Publicidad