Seleccionar página

La travesía legal de Bitcoin en Estados Unidos

La travesía legal de Bitcoin en Estados Unidos

Estados Unidos es considerado por muchos la primera potencia mundial, titulo que plantea la importancia de esta nación en el comercio internacional. Es por ello, que al hablar de Bitcoin la nación norteamericana tiene una poderosa capacidad de impulsar o disipar posibilidades de inversión en este mercado.

Empresarios, desarrolladores y autoridades estadounidenses han sido figuras prominentes en el ecosistema blockchain, dictaminando una ola de adopción que cada día toma mayor fuerza y que en el caso de los Estados Unidos podría convertirse en la solución de múltiples sectores.

No obstante, en la tierra de la libertad no todo es color de rosa cuando nos referimos a las monedas digitales. Desde principios de 2012 las instituciones gubernamentales estadounidenses han expresado preocupación ante el avanzado uso de las criptomonedas sin regulación alguna, aunado a que las mismas representan un cambio conceptual del sistema tradicional financiero que domina el mercado norteamericano.

Este ambiente de recelo inició con un documento del FBI sobre Bitcoin el 24 de abril del 2012, alarmando a las autoridades sobre los alcances de las monedas descentralizadas y seudo-anónimas. Más tarde, se vio agravado por el escándalo de Silk Road en 2013 que vinculó a Bitcoin con el mercado negro de las ventas de droga en la deep web.

El caso disparó las alertas del Senado de los Estados Unidos, que realizó constantes llamados a las agencias de seguridad del país, entre ellas al Departamento de Seguridad Nacional (DSH), para tomar acciones en el asunto y evitar que las monedas digitales se volvieran herramientas facilitadoras de ilegalidad. Asimismo, Silk Road fue el antecedente que dio pie a la estigmatización de bitcoin, relacionando a la moneda con narcotráfico, el financiamiento terrorista y el tráfico sexual.

De esta manera, bitcoin ha tenido una encarnizada batalla en el poder legislativo norteamericano que ha tambaleado a la moneda criptográfica entre la legalidad y la ilegalidad, amenazándola con sufrir las más estrictas regulaciones. Sin embargo, en medio de los altos y bajos, Bitcoin sigue siendo legal en los Estados Unidos y es reconocida por la Red de Persecución de Delitos Financieros (CinFEN), agencia afiliada al Departamento de Tesorería de EEUU, como servicio alternativo de dinero.

En contraste con la moneda real, la moneda “virtual” es un medio de intercambio que opera como una moneda en algunos ambientes, pero que no tiene todos los atributos de una moneda real. En particular, la moneda virtual no tiene curso legal en ninguna jurisdicción. Esta guía trata la moneda virtual “convertible”. Este tipo de moneda virtual tiene un valor equivalente en moneda real, o actúa como un sustituto de la moneda real.

CinFEN

Agencia del Departamento de Tesorería

CinFEN no cataloga a bitcoin cómo dinero propiamente dicho, sino como “un negocio de servicios de dinero” que tiene un equivalente en la moneda fiat. Aunque estas iniciativas no aceptan completamente la naturaleza conceptual de las monedas digitales, son una apertura a la normalización de su uso y a la familiarización de su funcionamiento.

Esta posibilidad se ha dibujado en el horizonte jurídico estadounidense gracias también a una reciente disposición institucional de aprender más sobre las criptomonedas, permitiendo que un mayor número de personas depositen su confianza en el dinero criptográfico.

De esta manera, bitcoin ha recorrido una larga y contradictoria ruta legal entre el poder estatal y regional de los Estados Unidos con el fin de ganarse un puesto en las finanzas nacionales, hoy en CriptoNoticias repasaremos los hechos de mayor importancia legal en los últimos tres años:

Un año difícil para Bitcoin

Entre una creciente estigmatización y medidas regulatorias severas, el año 2015 fue el período el más contraproducente para la criptomoneda y el que ha traído mayores trabas legales a inversores y casas de cambio de Estados Unidos.

Con el caso de Silk Road todavía muy reciente por la condena de Ross Ulbricht a cadena perpetua, explotó otro escándalo que hundió a Bitcoin en el mundo de la corrupción. Anthony R. Murgio y Yuri Lebedev, ejecutivos de la extinta casa de cambio Coin.Mx, fueron arrestados el 21 de julio del 2015 por manejar servicios de intercambio de bitcoin sin licencia alguna bajo el nombre de una empresa de maletín.

Benjamin Lawsky ahora trabaja como consultor legal de la BitLicense.

Este revuelo, en conjunto con otros movimientos legales, creó el ambiente para la aplicación de una de las medidas regulatorias a bitcoin más criticada en los últimos tiempos: la Bitlicense. Benjamin Lawsky, Superintendente de Servicios Fiscales de Nueva York, realizó una investigación de más de dos años en el sector de las criptomonedas con tal de crear un mecanismo legal que protegiese las inversiones de los clientes aplicando un conjunto de normativas anti-lavado de dinero, reglas de ciberseguridad y protección de identidad de los usuarios en el estado que crearon el mayor éxodo de casas de cambio de la historia.

La Bitlicense constituyó una batalla entre el poder regional y las casas de cambio, que cesaron sus operaciones en el estado de Nueva York debido a desacuerdos conceptuales y éticos, así como a los altos costos de la licencia. No obstante, la Bitlicense se volvió un fenómeno que buscó replicarse en otros estados consiguiendo éxito tan sólo en New Hampshire y un rechazo contundente en California.

Hasta el día de hoy la licencia Bitcoin sigue generando estragos en el comercio empresarial de criptomonedas de estos dos estados. En Nueva York existen tan sólo tres casas de cambio habilitadas con licencia, un panorama que afecta gravemente los pronósticos neoyorquinos de convertirse en una ciudad blockchain luego de que esta regulación afectara el desarrollo fintech.

Patrick Murck, abogado y socio del Berkman Klein Center para la Internet y la Sociedad en la Universidad de Harvard, habló sobre el complicado tema regulatorio y las desventajas que padecen las compañías especializadas en criptomonedas en Nueva York en una entrevista para Reuters.

Al juntar las regulaciones […] realmente ponen a la industria detrás de la “bola ocho” en términos de competir con los proveedores de servicios tradicionales.

Patrick Murck

Abogado, Berkman Klein Center para la Internet y la Sociedad en la Universidad de Harvard

Por otro lado, New Hampshire ha estado luchando estos últimos años con el fin de librarse del freno de inversiones que se ha vuelto la bitlicense, promoviendo proyectos legislativos que buscan dejar a bitcoin y a otras criptomonedas fuera de las leyes actuales que someten a los negocios de transmisión de dinero en un claro intento de conseguir la libertad regulatoria y librarse de las malas decisiones legales tomadas en el 2015.

Un año de posiciones contradictorias

2016 es sinónimo de adopción acelerada de blockchain: autoridades y empresas de los Estados Unidos se vieron tomadas por el furor y el interés que generó la tecnología de contabilidad distribuida aplicada en muy variados sectores económicos e impulsada por proyectos e investigaciones a nivel nacional e internacional.

No obstante, así como se presentó una apertura a blockchain, también se generó un período de contradicciones legales en cuanto a Bitcoin. Mientras DLT empezaba a tener un espacio en el sector bancario de la mano de las autoridades gubernamentales, como lo constatan las investigaciones de la Reserva Federal, las criptomonedas seguían siendo un punto incómodo a la hora de hablar de blockchain.

La casa de cambio perdió la batalla legal con el IRS, teniendo que entregar toda su información confidencial.

Aunque el interés gubernamental por estudiar e investigar el funcionamiento de las monedas digitales aumentó considerablemente con la adopción pública de blockchain, también se presentaron medidas negativas para el desarrollo adecuado del mercado de las criptomonedas. Por ejemplo, el organismo tributario de los Estados Unidos (IRS) exigió a la casa de cambio Coinbase la entrega de la base de datos de todos sus usuarios, violando los estatus de privacidad ofrecidos por la compañía a los clientes.

Entre otras medidas legales, también se sopesó la aplicación de impuestos a bitcoin, iniciativa impulsada por el Organismo Inspector de los Estados Unidos (TIGTA) a finales del 2016 con el objetivo de que los clientes de bitcoin no evadan las contribuciones al Estado, medida que podría afectar en un futuro a las criptomonedas de la misma manera en que lo hizo la Bitlicense.

En este contexto también se dieron enormes avances en las posturas de los jueces de distintos estados. Por ejemplo, la jueza Alison Nathan de Manhattan, encargada del caso Coin.Mx, aseveró que las criptomonedas son dinero para una entrevista de Reuters.

Los bitcoins son fondos en el sentido corriente de ese término […] los bitcoins pueden ser aceptados como pago de bienes y servicios o comprados directamente en una casa de cambio con una cuenta bancaria. Por lo tanto, funcionan como recursos pecuniarios y se utilizan como un medio de intercambio y un medio de pago.

Alison Nathan

Jueza, Distrito Sur de Nueva York

Mientras, en un tribunal de Florida se presentó un caso sobre bitcoin que podría dictaminar si las criptomonedas son o no dinero real ante la ley estadounidense, pudiendo cambiar así el estatuto jurídico de Bitcoin.

Pero, sin lugar a dudas, el suceso que ocasionó mayor impacto en el sector de las criptomonedas fue la campaña y posterior elección presidencial celebrada en el 2016 con los candidatos Hillary Clinton y Donald Trump.

Clinton incluyó en su agenda presidencial la posible adopción de blockchain a nivel del sector público con el objetivo de crear más puestos de trabajo en todo el país. Esta incorporación de la solución DLT en el plan tecnológico de la candidata presidencial marcó fuertes expectativas en el ecosistema de bitcoin que previó un respaldo gubernamental.

Donald Trump ha generado grandes expectativas en la comunidad bitcoin. Fuente: radio.uchile.cl

No obstante, los ofrecimientos presidenciales en materia de tecnología de contabilidad distribuida no sólo quedaron de la mano de Hillary Clinton. Donald Trump se perfiló como el candidato que pudiese impulsar más firmemente la adopción de las tecnologías distribuidas y de las criptomonedas debido a iniciativas y personalidades relacionadas a Bitcoin que han ayudado y caracterizado su oferta presidencial.

Un ejemplo de ello fue la Trump Coin, moneda digital paralela al dólar que podía ser adquirida por medio de bitcoin o moneda fiat, la cual ayudaba a financiar la campaña del magnate. Este movimiento se convirtió en un hecho tutelar que podría garantizar una futura adopción y apertura a las monedas digitales, cuestión que genera grandes expectativas en los entusiastas de Bitcoin tanto en 2016 como en 2017.

Año de impulsos tímidos y mesurados

Con la victoria presidencial de Donald Trump se empezó a dibujar un panorama distinto en cuanto a blockchain y criptomonedas en los Estados Unidos, pronostico que se vio afirmado por la presencia de tres miembros del gobierno abiertamente pro-bitcoin.

Esta situación ha devenido en un cambio de tono y conceptos sobre las criptomonedas y las tecnologías distribuidas, las cuales han dejado de ser juzgadas por medio de acusaciones sin pruebas para empezar a ser sometidas al escrutinio investigativo con tal de comprender su funcionamiento, beneficios y posibles riesgos; así lo ha constatado Yaya Fanusie, asesor de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

Lo que se necesita es una discusión más informada sobre cuáles son las implicaciones, porque hay tanta actitud defensiva – hay actitud defensiva en ambos lados-, y creo que deberíamos acercarnos un poco al centro, señalar amenazas potenciales, pero también señalar beneficios.

Yaya Fanusie

Asesor, Agencia de Seguridad Nacional (NSA)

Bajo este nueva perspectiva profesional, el Senado ha exhortado recientemente a las agencias de seguridad a estudiar los posibles vínculos de las monedas criptográficas con las actividades terroristas y el gobierno de los Estados Unidos ha financiado un proyecto de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que educará a los oficiales de seguridad a develar e identificar los patrones sospechosos del mercado de las criptomonedas que están relacionados con actos criminales.

En medio de esta nueva campaña que dota a las agencias de seguridad de la información necesaria para captar a los criminales  sin tener que ilegalizar el uso de las monedas digitales, el gobierno de los Estados Unidos también está considerando empezar a aceptar bitcoins para los transmites de visados, decisión que podría generar un panorama favorecedor para las criptomonedas a nivel internacional.

Sin embargo, aunque hay estupendas noticias desde Estados Unidos para el mundo de bitcoin este 2017, no significa que el recelo gubernamental haya desaparecido. Instituciones como la Reserva Federal de los Estados Unidos, la Comisión de la Bolsa y Valores y el FBI, todavía no están del todo convencidas sobre el funcionamiento masivo de las monedas digitales descentralizadas y apuestan en terreno seguro con blockchain.

En el sector bancario la Reserva Federal ha realizado constantes pruebas con blockchain, planeando utilizar esta tecnología en el sistema de pagos y ha reconocido que las herramientas distribuidas podrían cambiar el sistema financiero. Mas, cuando entramos en el tema de bitcoin las autoridades se vuelven un tanto conservadoras y mesuradas.

Neel Kashkari, presidente de la Reserva Federal de Minnessota, ve mayor potencial en la tecnología de contabilidad distribuida aplicada en los sistemas bancarios, que en las monedas como bitcoin.

Creo que nuestra opinión sobre el mercado ha cambiado en la Reserva Federal. Diría que es notorio que en la sabiduría popular se maneja que ahora, probablemente, es esa contabilidad distribuida, y la tecnología debajo de ella, mucho más interesante y potencial de lo que es bitcoin actualmente.

Neel Kashkari

Presidente, Reserva Federal de Minnesota

Patrick T. Harker, presidente de la Reserfa Federal de Filadelfia también coincide con la opinión de Kashkari meditando que la blockchain provee al sistema financiero de una valiosa propiedad de autentificación y transparencia que tiene mayor potencial que el revolucionario concepto de las criptomonedas.

Patrick T Harper declaró sobre blockchain: “Desde mi perspectiva, sin embargo, su valor real está en la autenticación, no en la distribución de una moneda virtual”. Fuente: AtoZForex.

Por otro lado, el ex-director del FBI, James Comey, considera que las criptomonedas son una piedra en el zapato en el momento de realizar investigaciones criminalísticas, ya que las mismas pueden “oscurecen” las labores de rastreo e identificación de los criminales.

La Comisión de la Bolsa y Valores de los Estados Unidos, mejor conocida como SEC, también se ha visto involucrada con bitcoin al recibir unas entusiastas iniciativas de fondos de inversión de bitcoin (ETF) por parte de los hermanos Winklevoss y del empresario Barry Silbert.

La autoridad rechazó el proyecto Tyler y Cameron Winklevoss, aunque la bolsa de valores global pide una re-consideración al respecto, y retrasó el fondo de inversión de bitcoin de Silbert debido a opiniones negativas y falta de regulaciones.

La Comisión está desaprobando este cambio de regla propuesto (el ETF Bitcoin) porque no considera que la propuesta sea consistente con la Sección 6 (b) (5) (…) Basándose en el expediente que tiene ante sí, la Comisión considera que los mercados importantes para Bitcoin no están regulados.

Comisión de la Bolsa y Valores de Estados Unidos

Este duro golpe a bitcoin declaró la posición del SEC ante los mercados sin regular. Por ello, la institución ha sido exhortada a establecer un marco regulatorio que ampare a las criptomonedas. La Comisión de la Bolsa y Valores no se ha pronunciado al respecto, pero ha declarado estar evaluando la aplicación de un fondo de inversión basado en Ethereum que parece tener mayores posibilidades que sus antecesores.

En medio de estos desacuerdos estatales, las regulaciones regionales también hacen de lo suyo en el mercado de las monedas criptográficas. Bitfinex ha tenido que cesar operaciones en Washington debido a la falta de una licencia regional que le permita realizar transacciones financieras. Coinbase, por otro lado, también se ha visto en la necesidad de cerrar sus puertas temporalmente en Hawái debido a unas regulaciones del estado que impiden el funcionamiento efectivo de las casas de cambio.

El problema de las monedas digitales en 2017 es la falta de un marco regulatorio unitario que se aplique al mercado de las mismas, así como la descentralización política y legislativa que caracteriza a los estados de Norteamérica impidiendo determinar una posición única ante las criptomonedas.

Panorama legislativo actual

En resumen, las autoridades regulatorias encargadas de las monedas criptográficas son:

  • La Red de Persecución de Delitos Financieros (CinFEN) que ha determinado la posición legal de las criptomonedas y ha aplicado leyes internacionales de anti-lavado de dinero (AML) y de identidad del cliente (KYC) a sus servicios de transacción.
  • La Comisión de Bolsa y Valores (SEC) que aún no ha determinado un marco regulatorio para las monedas descentralizadas y ha rechazado las ETF de bitcoin.
  • La Comisión de Mercado de Productos Básicos (CFCT) que podría regular el uso y funcionamiento de las monedas criptográficas, según declaraciones del comisionado Bart Chilton.
  • El Congreso de los Estados Unidos, cuya cámara del Senado ha protagonizado tanto una encarnizada batalla para la investigación de los peligros de bitcoin para la seguridad nacional en el 2013, como ha promovido recientemente este 2017 investigaciones menos parcializadas del mercado de las monedas digitales con el fin de verificar si realmente existen vínculos entre el terrorismo y las criptomonedas.

En cuanto al panorama de cada estado, hay localidades que están más abiertas a la posibilidad de adoptar blockchain y las criptomonedas, otras tantas se apoyan en las licencias para controlar el mercado de las monedas digitales y algunas otras han realizado proyectos para ilegalizar el uso de las monedas digitales en ciertos sectores. Por ejemplo:

Vermont, en conjunto con su estado vecino New Hampshire, son las dos localidades de Estados Unidos más abiertas a la posibilidad del uso de bitcoin como inversión.

De esta manera, se sigue dibujando en territorio norteamericano una ruta difícil pero cada vez menos inestable para un mercado de criptomonedas amplio y reconocido por las autoridades gubernamentales, pudiendo significar uno de los mejores aceleradores para la inversión internacional de bitcoin y otras monedas descentralizadas.

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina:

Acerca del autor

Andrea Leal

Estudiante de Letras.
Si somos lo que leemos, entonces quiero ser de Rimbaud a Pavese.

¡Mantente al día!

Tweets de @CriptoNoticias

PUBLICIDAD