Seleccionar página

ETF de Bitcoin: ¿de qué se tratan y cuáles son las posibilidades abiertas?

ETF de Bitcoin: ¿de qué se tratan y cuáles son las posibilidades abiertas?

El ecosistema de las criptomonedas está a la expectativa. La Comisión de Valores y Bolsa (SEC) de Estados Unidos debe pronunciarse en las próximas semanas para aprobar o rechazar las solicitudes de Fondos de Inversión Cotizados o ETF (por sus siglas en inglés) basados en el mercado de bitcoin. Una posibilidad que ha tornado los ojos de entusiastas e inversionistas al criptomercado.

Aprobar o desaprobar las solicitudes no son las únicas opciones que tiene en primera instancia la SEC con respecto a los ETF. El ente regulador de las finanzas estadounidenses puede prolongar el tiempo de estudio de su decisión. Aun con este historial, el ecosistema se ha creado una gran expectativa de lo que podría implicar un Fondo de Inversión Cotizado de Bitcoin. ¿Por qué?

Antes de explicar las principales razones por las que un ETF de bitcoin podría convertirse en una de las noticias más importantes del 2018, es necesario definir cómo funciona un Fondo Cotizado o ETF.

La Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos define un ETF de la siguiente forma:

Los ETF son compañías de inversión registradas en la SEC que ofrecen a los inversionistas una forma de mancomunar su dinero en un fondo que efectúa inversiones en acciones, bonos y otros activos o en alguna combinación de dichas inversiones y, a modo de contraprestación, los inversionistas reciben intereses generados de dicho grupo de inversiones.

Comisión de Valores y Bolsa

Estados Unidos

Esto quiere decir que un Fondo de Inversión Cotizado es una alternativa de inversión diversificada, en la que se puede invertir en valores (acciones, bonos o bitcoin, si se lo considera así), dinero (moneda local y extranjera) e inmuebles. Dichas acciones o bonos “se comercializan durante el día en las bolsas de valores nacionales”, con cotizaciones en tiempo real durante toda la sesión bursátil o, dicho en otras palabras, mientras el mercado permanezca abierto. Por ello, un ETF se comporta como un fondo de inversión tradicional -donde se supone comprar una cesta de valores-, pero se cotiza en las bolsas de valores al igual que una acción.

En los ETF, los inversionistas compran “participaciones”, lo que equivale a comprar todas las acciones que componen el índice de referencia del fondo cotizado. Los Fondos de Inversión Cotizados replican el índice de un valor específico con el objetivo de “alcanzar rendimientos que corresponden estrechamente a los rendimientos de dicho índice con cargos bajos”, según se lee en el documento de la SEC. En el caso de los ETF de Bitcoin, el índice debería ser la cotización de BTC. Sin embargo, podrían utilizar índices de derivados, como contratos de futuros, para alcanzar sus objetivos de inversión.

Los compradores de participaciones -tradicionalmente- son los Participantes Bursátiles Autorizados por la SEC, pues son quienes establecen una “relación contractual” con los patrocinadores del ETF. Asimismo, comprar una participación equivale a una adquisición “en grandes bloques”, según el documento de Fondos Mutuos y Fondos Cotizados de la SEC. Con operaciones que equivaldrían, por ejemplo, a 50.000 acciones del ETF o a una unidad de creación.

Posterior a la compra de la unidad de creación, es cuando el participante bursátil autorizado pueden vender las acciones del ETF a los inversionistas en el mercado secundario. Un mercado al que “pueden acceder todo tipo de inversores”, según la Bolsa de Madrid, pues en los mercados secundarios no existe una inversión mínima. Se ofertan participaciones enteras que, al igual que las acciones, suelen tener un pequeño precio.

Conociendo el funcionamiento básico de la compra y venta de participaciones, la pregunta obvia es ¿cómo se obtienen los ingresos al invertir en un ETF? El retorno en los Fondos de Inversión Cotizados proviene de tres vías: por el pago de dividendos, realizado en función de la sociedad gestora del fondo; por la distribución de ganancias de capital, tras el aumento de precio de los valores; y por el precio del mercado aumentado (NAV), cuando aumenta el precio de la cartera de inversión.

El ETF es un instrumento financiero importante en la economía tradicional, pues es una alternativa con liquidez diaria, bajas comisiones, administración profesional e inversión mínima baja. De hecho, representa 50% del volumen negociado en la bolsa de valores American Stock Exchange.

Asimismo, este vehículo de inversión de administración pasiva permite aplicar diferentes estrategias de inversión con el mismo índice de valores. Por lo que la apuesta de los inversionistas podría manejar diferentes márgenes de retornos, administrando inversiones en mercados secundarios de bitcoin.  

Además, los Fondos de Inversión Cotizados son comúnmente utilizados para diversificar el portafolio de inversión, al igual que bitcoin. Con la diferencia de que los ETF son catalogados como una inversión de riesgo bajo. Esta es una de las principales razones por las que actualmente existe gran expectativa sobre la decisión de la SEC, ya que los ETF de Bitcoin se pueden convertir en un vehículo de inversión regulado con el que acceder a un mercado secundario de bitcoin. Es decir, es poner al alcance de los mercados regulados la criptoeconomía.

La oportunidad de juntar a los actores regulados del mercado con la principal criptomoneda del ecosistema no es una propuesta del 2018. Sin embargo, en los próximos tres meses se espera la respuesta de la Comisión de Bolsa y Valores sobre cuatro Fondos de Inversión Cotizados de Bitcoin.

Los ETF que esperan respuesta

VanEck y SolidX

La compañía de servicios financieros SolidX fue una de las empresas pioneras en solicitar la aprobación de un Fondo de Inversión Cotizado de Bitcoin en julio de 2016, bajo la bolsa New York Stock Exchange Arca (NYSE ARCA). Luego de múltiples modificaciones y plazos para determinar la aprobación o desaprobación del ETF, el pasado 28 de marzo la SEC determinó rechazar la propuesta de modificación de regla por carecer de acuerdos de vigilancia compartida al fondo y apuntar a un mercado sin regulación.

Sin embargo, SolidX resolvió aliarse con la compañía neoyorquina VanEck para solicitar la aprobación de un nuevo ETF de bitcoin. Nombrado VanEck SolidX Bitcoin Trust, la segunda solicitud de SolidX y la tercera en el caso de VanEck, fue introducida ante la SEC el 26 de junio de este año. Al respecto, el CEO de VanEck comentó:

Creo que bitcoin ha emergido como una legítima opción de inversión, como un tipo de “oro digital” que puede ser apreciado por los inversores de portafolio. Se diseñará un ETF bitcoin físicamente respaldado y adecuadamente construido para proporcionar exposición al precio de bitcoin y un componente de seguro ayudará a proteger a los accionistas contra los riesgos operativos de invertir en bitcoin.

Jan van Eck

CEO, VanEck

Siguiendo el proceso estipulado, en los próximos 45 días luego de admitida la solicitud, la SEC debe responder si aprueba, desaprueba o posterga la decisión sobre la propuesta de VanEck y SolidX. Una respuesta que tiene como fecha tope el 10 de agosto, pues actualmente las autoridades regulatorias se encuentran en el proceso de recepción de mensajes públicos sobre la propuesta en cuestión.

Hasta el momento, la SEC ha recibido más de 250 mensajes al correo electrónico con comentarios positivos y negativos sobre la propuesta de ETF. Sin embargo, el regulador estadounidense podría pronunciarse antes de la fecha tope, como ha ocurrido en otras oportunidades. Y, teniendo en consideración el manejo de la SEC con otras solicitudes de este tipo, existe una gran posibilidad de que el próximo comunicado constituya un anuncio de postergación de la decisión.  

Es importante precisar que la SEC puede tomarse hasta 240 días en presentar su decisión a una solicitud de este tipo. Inicialmente cuenta con 45 días, posteriores a la publicación de la propuesta de cambio de regla, lapso que puede ser extendido 45 días más “por ser apropiado un período más largo”. Luego, tienen un plazo 90 días para abordar los motivos de desaprobación de la solicitud de ETF. Y, por último, cuentan con un período de 60 días más para estudiar la decisión en un “período largo apropiado”.

Al momento, las solicitudes de ETF de Bitcoin realizadas han pasado por las cuatro etapas del proceso de la SEC antes descrito. Por lo que, bajo estos parámetros, el último plazo para la respuesta a la solicitud de VanEck es a finales del primer trimestre de 2019, fecha que coincide con las declaraciones del CEO de VanEck, Jan van Eck, sobre la fecha de lanzamiento del Fondo de Inversión Cotizado.

Proshares Bitcoin ETF

La compañía líder en el mercado de ETF desde 2006, Proshares, es otra de las compañías que solicitan la aprobación de la SEC para crear un Fondo de Inversión Cotizado de Bitcoin.

Proshares introdujo la solicitud de aprobación de Proshares Bitcoin ETF y Proshares Short Bitcoin ETF el 26 de diciembre de 2017, también bajo la NYSE ARCA. Siendo una de las solicitudes más antiguas con un proceso abierto, la propuesta de cambio de regla de ProShares ya ha atravesado los tres anuncios de postergación de la decisión de la SEC.

Está previsto que este 23 de agosto la Comisión de Valores y Bolsa dé la respuesta definitiva a la solicitud de aprobación de los dos Fondos de Inversión Cotizados; convirtiéndose así en la respuesta final más próxima en cuanto a ETF de bitcoins.

GraniteShares ETF y GraniteShares Short de Cboe

Cboe Global Markets es otra de las compañías solicitantes de aprobación para Fondos de Inversión Cotizada de Bitcoin, en la Bolsa de Valores de Chicago (CBOE).

Con una propuesta de aprobación introducida el 5 de enero de este año, los fondos GraniteShares Bitcoin ETF y GraniteShare Short Bitcoin ETF se convertirán en la segunda solicitud del año en obtener una respuesta definitiva por parte de la SEC este 15 de septiembre de 2018. Al igual que las propuestas de cambio de regla mencionadas anteriormente, la serie de ETF GraniteShares también atraviesa las cuatro etapas de revisión de la solicitud.

Cboe, al igual que las otras compañías interesadas en abrir un ETF de Bitcoin, solicita a la SEC reconocer a estos Fondos de Inversión Cotizados como un instrumento financiero, lo que quiere decir, de acuerdo a la regla 14.11 de la SEC, que sean emitidos con la confianza requerida para ser un instrumento regulado en Estados Unidos. Entendiendo que un instrumento financiero es “cualquier combinación de inversiones, incluyendo el efectivo, valores, opciones de valores e índices, contratos a futuros, contratos a plazos, capital social, collar y floor, y acuerdos de intercambio”, es decir, un valor confiable.

La apuesta de Cboe en el criptomercado está enfocada en los mercados secundarios, pues el presidente de la compañía pionera en los futuros de bitcoin asegura que:

Un ETF proporcionaría un vehículo más transparente y de fácil acceso para obtener dicha exposición (de bitcoin), y el mercado y la infraestructura para la referencia subyacente del activo y sus derivados asociados no generan preocupaciones significativas en ninguna de las cinco cuestiones generales planteadas en la Carta de la SEC; entonces la Comisión no debe interponerse en el camino de tales ETF llegando al mercado.

Chris Concannon

Presidente, Cboe Global Markets

Asimismo, Cboe realizó otras dos solicitudes ante la SEC entre el 15 y el 19 de diciembre de 2017. Ambas solicitudes, retiradas este 19 de enero, incluían un fondo inverso y uno para posiciones cortas, el First Trust Inverse Bitcoin Strategy ETF y el REX Short Bitcoin Strategy.

Direxion Daily Bitcoin

Otra de las compañías que espera por la palabra final de la SEC es Direxion Investment, quienes desde el 18 de enero de este año solicitaron la aprobación de cinco ETF de bitcoins basados en diferentes estrategias.

La serie de ETF que Direxion solicita apruebe la Comisión de Valores y Bolsa estadounidense son Direxion Daily Bitcoin Bear 1X Shares, Direxion Daily Bitcoin 1.25 Bull Shares, Direxion Daily Bitcoin 1.5X Bull Shares, Direxion Daily Bitcoin 2X Bull Shares y Direxion Daily 2x Bear Shares. Cinco ETF que recientemente recibieron la notificación de respuesta retrasada hasta el próximo 21 de septiembre, fecha en la que se cumpliría el plazo de 240 días para la respuesta a la solicitud 34-82532 de cambio de regla.

De esta manera, Direxion Daily se ubica de tercera entre los ETF que tienen fecha tope para su aprobación o desaprobación en los próximos meses del 2018.

Solicitudes rechazadas

Las solicitudes de VanEck, GraniteShares, ProShares y Direxion están antecedidas por la solicitud de los hermanos Winklevoss. El Winklevoss Bitcoin Trust solicitó su aprobación ante la SEC en junio de 2016 y, tras transcurrirse los 240 días, el 10 de marzo de 2017, recibió la negativa de la Comisión a su solicitud. Una decisión respaldada en la falta de regulación del mercado de bitcoin, que provocó una baja en el criptomercado.

Dicha decisión fue apelada ante la SEC por la Bolsa de Valores BATS BXZ Exchange, quienes solicitaron una reconsideración del vehículo financiero. Sin embargo, este 27 de julio la propuesta fue nuevamente rechazada por la SEC, alegando que los mercados de bitcoin no son “excepcionalmente resistentes a la manipulación”, tal como expuso BATS. Esta posición dio pie a declaraciones que demuestran desacuerdo a la decisión por parte de algunos miembros del organismo.

La comisionado de la SEC Hester M. Pierce manifestó su preocupación por las medidas adoptadas por la Comisión con respecto a estos Fondos de Inversión Cotizados, pues, a su juicio, no participar institucionalmente puede “menoscabar la protección a los inversionistas”; e incluso “envía una fuerte señal de que la innovación no es bienvenida en nuestros mercados”.

Asimismo, Grayscale Investment, empresa filial de Digital Currency Group, es otra las compañías que introdujo su solicitud ante la SEC en febrero de 2017. Un año después, en febrero de 2018, lanzó varios fondos privados de inversión de Bitcoin, Ethereum Classic, Zcash, Litecoin y Ripple, no regulados por la SEC, e incluidos en su Grayscale Digital Large Cap Fund.   

Sin embargo, estos fondos de inversión privados no fueron bien recibidos por la banca de Wall Street. Wells Fargo, Merrill Lynch, UBS, Morgan Stanley y RBC decidieron no procesar las negociaciones del fondo de inversión de Grayscale ni los contratos de futuros de bitcoin.  

La posición tomada por Grayscale vino luego de la larga espera requerida para obtener la respuesta de la Comisión de Valores y Bolsa. A pesar de que esta postura que no ha sido asumida por los otros solicitantes, es una posibilidad, tal como lo señaló la comisionada Pierce.

Hasta el momento, la SEC no ha dado a conocer ninguna otra información sobre su posición con respecto a los ETF de Bitcoin. Lo conocido hoy es muy similar a lo expuesto por el regulador en el rechazo de la solicitud de los hermanos Winklevoss: la volatilidad del mercado complica la situación y el mercado no está regulado. Sin embargo, las apuestas en bitcoin siguen creciendo y el avance del mercado de las criptomonedas entre los mercados regulados de Estados Unidos llegaron a un nuevo nivel con la aprobación de los contratos de futuros de bitcoin en diciembre del año pasado.

 

Imagen Destacada por Rawpixel.com / stock.adobe.com

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina:

Acerca del autor

Jackeline Rivero

Comunicación Social, UCAB. Interesada en el área económica. Apasionada por el emprendimiento y la investigación.

¡Mantente al día!

Tweets de @CriptoNoticias

PUBLICIDAD