lunes, octubre 25, 2021
bloque ₿: 706.726
lunes, octubre 25, 2021 | bloque ₿: 706.726

Teoría de Dow: guía para comprender los ciclos del mercado de criptomonedas

Existe la premisa de que los mercados financieros tienen comportamientos cíclicos, que se repiten en contextos similares y facilitan la identificación de nuevos movimientos en el precio de un activo. El mercado de criptomonedas cumple con esta máxima, que fue estudiada hace ya dos siglos atrás por el economista Charles Henry Dow.

Si su nombre te parece conocido es porque quizás hayas oído hablar de la «Teoría de Dow», una de las especulaciones sobre el comportamiento del mercado bursátil más conocidas y utilizada alrededor del mundo. En este artículo hablaremos de ella. Conocer sus principios puede resultar muy útil para hacer trading de criptomonedas, sirviendo como guía para interpretar y analizar los movimientos de activos como bitcoin (BTC).

¿Qué es la Teoría de Dow?

La «Teoría de Dow» es un conjunto de seis principios que describen el comportamiento de los activos financieros en determinadas situaciones. Considerada en la actualidad como el marco de referencia para el análisis técnico, se trata de una hipótesis desarrollada por Charles H. Dow a finales del siglo 19.

Dow, reconocido economista y periodista estadounidense, fue uno de los fundadores y editores del periódico Wall Street Journal. Asimismo, fue co-fundador de la empresa Dow Jones & Company, donde ayudó a crear el primer índice de acciones —el Dow Jones Transportation Index (DJT).

Charles Dow nació en Estados Unidos en el año 1851. Trabajó gran parte de su vida como periodista, aunque también se destacó por su desempeño en Wall Street.

Como parte de su carrera en el mercado bursátil, Dow publicaría en el Wall Street Journal unas 225 editoriales analizando gráficos financieros sobre el movimiento del índice Dow Jones. El autor propuso que existen en el mercado patrones y tendencias identificables, las cuales pueden servir para saber si el precio de un activo aumentará o disminuirá.

Aunque, en un principio, estos escritos no planteaban una teoría como tal, tuvieron tal impacto entre los operadores del momento que, posterior a su muerte, editores como William Hamilton refinaron sus ideas para producir los principios que conocemos hoy en día.

Los principios de la teoría de Dow

Tal y como hemos dicho anteriormente, la teoría de Dow está compuesta por seis principios básicos. Estos asumen que, en la mayoría de los casos, el mercado siempre cumplirá una serie de patrones que influyen en el precio del activo. En este apartado estudiaremos cada uno de estos principios:

El precio lo descuenta todo 

Una de las principales propuestas de Charles Dow es que toda la información que influencia a un mercado está reflejada en el precio de su activo. Este principio, que está alineado con la «Hipótesis del Mercado Eficiente» (EMH), deduce que todo evento que haya afectado el valor de una criptomoneda en el pasado, el presente o que pueda afectarlo en el futuro, quedará registrado en las variaciones de precio diarias del activo.  

Este principio sugiere que, aquellos que deseen analizar el mercado y pronosticar futuras tendencias, solo tienen que hacer seguimiento al precio de la criptomoneda donde se refleja su valor real. Un ejemplo de esto puede ser el halving de Bitcoin, donde meses antes de que ocurra la disminución de la comisión de minería, el precio del activo ya se ve influenciado por la expectativa del mercado y este suele aumentar.

El precio de bitcoin refleja qué tanto impacto tiene la noticia en la demanda y oferta de la criptomoneda. De esta manera, los traders pueden especular si un evento, actividad o característica de la red tiene mayor o menor influencia en el valor del activo.

Esta premisa difiere radicalmente de las propuestas del análisis fundamental, donde los operadores consideran que el valor real de un activo no se encuentra en el mercado per se, sino en todos los elementos que lo constituyen. Debido a ello, aquellos que practican esta disciplina, no solo estudian los movimientos del mercado, sino también el hash rate, las propuestas del proyecto, quienes son los desarrolladores, el volumen de direcciones y hasta las redes sociales.

Los mercados tienen 3 movimientos

Charles Dow propone en su teoría que el mercado tiene tres tipos de movimientos, los cuales se dividen en tendencias primarias, secundarias y menores. Las tendencias primarias duran un año o poco más y clasifican al mercado en general como alcista o bajista. O sea, indican si el precio del activo ha sido mayoritariamente ascendente hacia mejores valores o descendente por la pérdida de valor.  

Dentro de las tendencias primarias, derivan tendencias secundarias que se mantienen por unas cuantas semanas o meses. Estas también describen movimientos hacia el alza o baja de los precios pero que, la mayoría de las veces, son acciones que indican corrección o consolidación hacia un precio en específico.  

Las tendencias menores, por último, duran días o como máximo semanas. Son variaciones sin importancia si la vemos en un plano más amplio, tal y como si fuesen ruido en el mercado, pero que pueden interesar a los traders que operan en posiciones en corto. 

Las tendencias menores no se mantienen en el tiempo y pueden estar provocadas por una noticia inesperada, miedo o avaricia en el mercado, o efecto colateral de eventos externos al mercado —como el jueves negro del 2020 generado por la pandemia de covid.

Los mercados tienen 3 fases 

La teoría de Dow también propone que los mercados tienen 3 fases, lo que significa que dentro de una tendencia alcista o bajista existen un conjunto de acciones que determinan periodos específicos. En este sentido, Dow sugiere que los mercados son cíclicos por naturaleza, y que ciertos patrones se replican con el paso del tiempo determinando cómo funciona la oferta y demanda.  

Para la conformación de una tendencia alcista en el precio de una criptomoneda, el mercado tiene que pasar por tres fases individuales, conocidas como acumulación, fase de participación pública y de euforia.  

  1. Acumulación: En este periodo los primeros inversionistas, que pueden ser aquellos que tengan información de primera mano del mercado de criptomonedas, empiezan a invertir en un activo criptográfico. Pueden ser ballenas o traders veteranos que planean comprar un gran número de criptomonedas para sacarle proyecto más adelante.  
  2. Participación pública (o dilatación): En este periodo comienzan a entrar los traders que están tras la pista de nuevas tendencias favorables. El mercado ha estado reaccionando hacia una tendencia alcista debido a la acumulación de los primeros inversionistas, así que cada vez más personas se suman a la compra de esta criptomoneda para generar ganancias. 
  3. Euforia: La euforia es el punto más alto que llegará la tendencia alcista, ya que es el momento en donde el movimiento hacia el alza de precio se ha consumado. Debido a que el precio de la criptomoneda está en sus mejores niveles, cada vez más traders se incorporan al mercado por miedo a perderse la oportunidad de generar ganancias (FOMO). 
A finales del año 2020, Bitcoin entró en una tendencia alcista marcada que elevó sus precios hasta más de 60.000 dólares por unidad.

La tendencia bajista se empieza a conformar exactamente después de la fase de euforia, ya que cuando se empiezan a incorporar cada vez más traders ocurre una distribución de valor entre los que acumulaban criptomonedas y los que ahora quieren comprar estas criptomonedas. La fase de distribución va sucedida por otra de participación pública y una última de pánico.  

  • Distribución: Marca el fin de la montaña alcista y el mercado de «toros». Debido a que entran una gran cantidad de compradores, los inversionistas más ávidos que entraron en la fase de acumulación o participación pública empiezan a vender sus tenencias. De esta manera, aumenta la presencia de vendedores en el mercado y la tendencia se revierte hacia la baja de precios. 
  • Participación pública: Similar a la participación pública de la tendencia alcista, lo que la diferencia es que en esta fase el mercado tiene una retroalimentación negativa. El volumen de vendedores supera a los compradores, el precio está en baja y aumenta el pesimismo entre los traders. 
  • Pánico: El miedo ha dominado el mercado, siendo este el sentimiento con el que actúan la mayoría de los inversionistas que todavía están inmersos en este mercado. En este periodo, los traders más inexpertos pueden llegar a vender a cualquier precio, sin importar las pérdidas que esto acarree.  
Después del mes de abril del 2021, el precio de bitcoin ha fluctuado a la baja.

Cuando el pánico disminuya y los precios lleguen a su mínimo, siempre existirán traders que estén dispuestos a comprar criptomonedas a este precio con miras a que en el futuro le genere retorno. Esto convocará, progresivamente, a una mayor participación hasta que se vuelva a la fase de acumulación de la tendencia alcista. Es decir, un ciclo completo de mercado se ha finalizado para permitir el inicio de otro.  

Es importante señalar que resulta muy difícil determinar una fase de mercado al momento en que está ocurriendo, mucho más un ciclo entero. Por lo general, los analistas logran identificar que un ciclo ha empezado o terminado luego de que este, efectivamente, haya empezado o terminado. Sin embargo, resulta una medida útil para especular si es un buen momento para invertir en un activo o no. 

El volumen de negociación confirma la tendencia

El volumen del mercado importa y mucho. Así lo consideraba Charles Dow y hoy en día lo afirman diversos operadores del mercado. La cantidad de negociaciones que se están haciendo en un momento determinado es un indicador de gran importancia para confirmar si una tendencia se mantendrá o es pasajera.

Una fuerte tendencia —ya sea alcista o bajista— va siempre acompañada de un alto volumen de trading. Mientras mayor sea el volumen de negociaciones, mayores son también las posibilidades de que el mercado esté reflejando un movimiento de precio que se mantendrá en el tiempo. Cuando el volumen es bajo, por el contrario, la acción del precio puede ser pasajera.

En este sentido, cuando la tendencia es mayoritariamente alcista, el volumen de negociaciones debería ser alto si el precio está aumentando y bajo cuando existe una caída. En el caso de las tendencias bajista, se espera que el volumen de negociaciones aumente cuando el precio esté cayendo y se reduzca cuando este aumenta. De esta manera, los traders pueden concluir que el volumen siempre va a la par de la tendencia.

Las tendencias se mantienen vigentes hasta que se demuestre lo contrario

El mercado de criptomonedas está en constante cambio: el precio sube y baja cada segundo. No obstante, sabemos que una tendencia primaria se mantiene en el transcurso de varios meses. Es decir, es un movimiento de precio que dominará toda una temporada y que determina si generaremos más (o menos) ganancias en dicho periodo.

A pesar de ello, las tendencias primarias también llegan a su fin, y lograr identificarlo puede ser complicado. Charles Dow propuso que una tendencia se mantiene vigente hasta que todos los datos del mercado demuestren que ha cambiado de forma definitiva. Es decir, lo que apunta Dow es que toda reversión en el precio está bajo sospecha hasta que se confirme que llegó para quedarse.

Por ejemplo, si el mercado de bitcoin tiene para este momento una tendencia primaria hacia al alza, entonces, si notamos que, por varios días, ha presentado una baja de precio, no significa que, de ahora en adelante, sólo tendremos números rojos. El trader tendrá que analizar los próximos comportamientos del mercado, ya que este patrón podría cambiar o mantenerse con el paso del tiempo.

Una tendencia se convierte en primaria cuando se mantiene varios meses o más de un año.

Solo cuando el movimiento de precio a la baja sea predominante, entonces se puede decir que el mercado entró en una temporada de baja (mercado de osos). Y, para esperar un nuevo ciclo alcista, los operadores deberán someter toda alza de precio al mismo escrutinio antes de asegurar que el mercado retorna a los números verdes.

Principio de confirmación

También conocido como el principio de correlación entre índices, apunta que una tendencia primaria observada en un índice de mercado solo puede ser confirmada si también aparece en otros índices. O sea, propone que los mercados interactúan y dependen entre sí, por lo que un aumento de precio en un producto, acción o activo también tendrá implicaciones en otros sectores relacionados

Este principio es uno de los más refutados en la actualidad, ya que muchos operadores consideran que está desactualizado. Charles Dow basó esta idea en sus análisis sobre el índice Dow Jones (DJT) y el promedio industrial, apuntando que, cuando uno de estos mercados tenía una tendencia alcista, el otro la replicaba, comportamiento que también ocurría con un movimiento a la baja.

En este sentido, la hipótesis de Dow infería que el mercado de trasporte estaba vinculado con la actividad industrial. Después de todo, para producir bienes, se necesitaba transportar primero la materia prima. Si existía una gran demanda de transporte, entonces podría estar reflejando un aumento en producción de bienes.

No obstante, en la actualidad, no todos los mercados son tan dependientes entre sí. Por ejemplo, existen activos digitales como las criptomonedas, los cuales no dependen de trasporte físico o servicios especializados. Debido a ello, resulta difícil comprobar si sus tendencias están siendo consistentes, puesto que es poca la interacción que tiene con otras industrias.

¿Para qué sirve la teoría de Dow en el mercado de bitcoin?

Los principios de la Teoría de Dow resultan útiles para que los traders entiendan los ciclos de los mercados financieros, incluidos entre ellos el de las criptomonedas. Si un operador sabe que existen diversas tendencias (primarias, secundarias y menores) puede valorar con mayor objetividad si le conviene entrar al mercado en un momento determinado o, más bien, esperar a que ocurra un cambio de tendencia más favorable.

Asimismo, al saber que el mercado entra en distintas fases en el transcurso de una tendencia primaria, los traders tienen la posibilidad de especular si es demasiado pronto o tarde, para entrar o salir del mercado. Es decir, teniendo en cuenta esta teoría, los comerciantes pueden especular con el precio del activo de una manera más consciente.

La Teoría de Dow, además, sienta las bases del análisis técnico; una disciplina que en la actualidad es practicada por diversos traders de criptomonedas para pronosticar los comportamientos del mercado. De esta manera, un operador puede identificar la tendencia principal de un activo criptográfico, desarrollar estrategias comerciales para sus operaciones y mitigar los riesgos financieros que pueda presentar su trading.