domingo, junio 20, 2021
bloque ₿: 688.334
domingo, junio 20, 2021 | bloque ₿: 688.334

Análisis técnico (AT): ¿Qué es y cómo aplicarlo en una criptomoneda como bitcoin?

«¿Cuánto llegará a valer un bitcoin?», es una de las preguntas más comunes que hacen los inversionistas del mercado de criptomonedas. Cualquiera que desee generar ganancias con un activo especula sobre la posibilidad de que este aumente o disminuya su precio con relación a otro activo, siendo este el principio de la inversión y el trading.

Sin embargo, aquellos que conocen el mercado financiero saben muy bien que no es sencillo predecir cuál será el precio de un activo en el corto, mediano y largo plazo, mucho menos si se trata de una criptomoneda. Para facilitar este proceso, y que no se convierta en un juego de azar, los inversionistas practican el análisis técnico.

Esta metodología, que estudia el comportamiento del mercado a nivel histórico, permite determinar las tendencias de un activo criptográfico. Debido a ello, se trata de una herramienta ampliamente utilizada en el ecosistema de criptomonedas y que puede convertirse en un gran aliado para aquellos traders que desean aprovechar los movimientos del mercado.

¿Qué es el análisis técnico (AT)?

El Análisis Técnico (AT), también denominado «chartismo» (anglicismo referente al estudio de gráficos), consiste en el estudio del histórico de precios de un activo con el objetivo de predecir su comportamiento futuro. Es decir, busca determinar si un instrumento financiero, tal y como las criptomonedas, iniciará, mantendrá o cesará una tendencia bajista o alcista en su precio. Asimismo, pretende señalar si su valor se mantendrá estable con base en patrones previos.

Esta metodología se especializa en analizar de forma histórica las acciones del precio de una criptomoneda, bajo la creencia de que dicha información puede dar datos útiles sobre las próximas tendencias del mercado. Los volúmenes de compra y venta también pueden aportar información para el análisis técnico.

A diferencia de otras disciplinas, como el análisis fundamental, el AT se centra exclusivamente en el estudio del precio de una criptomoneda. Debido a ello, los inversionistas que lo llevan a cabo utilizan los gráficos de mercado y herramientas como los indicadores para monitorear toda operación financiera. Se trata, pues, de una práctica que examina las fluctuaciones en el valor de un activo y devela cuál es la mejor oportunidad para hacer trading de forma favorable.

El análisis técnico es una herramienta fundamental para inversionistas y traders, puesto que facilita la toma de decisiones y a gestionar el riesgo de las operaciones financieras. Debido a que ayuda a entender las variaciones del precio e identificar futuras fluctuaciones, es una metodología ampliamente utilizada en el ecosistema de criptomonedas para determinar el momento más idóneo para abrir o cerrar posiciones.

¿Para qué sirve el AT en el mercado de criptomonedas?

El análisis técnico puede ser una herramienta muy útil en mercados como bitcoin ya que ayuda a comprender su comportamiento y pronosticar futuros patrones. Aunque las criptomonedas son instrumentos financieros altamente volátiles, poseen ciclos de mercados identificables y tendencias repetitivas que permiten identificar oportunidades para operar.

Esta metodología también sirve para tomar decisiones de inversión a corto, mediano y largo plazo. Al prever el futuro comportamiento de un activo criptográfico, el inversionista puede generar estrategias operativas que se adaptan a sus expectativas de retorno. Asimismo, ayuda a gestionar posibles situaciones de riesgos que se presenten en una inversión, como es el caso de una caída de precio abrupta por la explosión de una burbuja financiera.

Analizando gráficos como el volumen de comercio de una moneda o el histórico de precios, un inversionista puede advertir si el activo entrará en una tendencia alcista o bajista. Fuente: Blockchain.com

Al analizar a profundidad el comportamiento del precio de un activo como bitcoin, los inversionistas pueden identificar que la criptomoneda tiene mayores probabilidades de mantener una tendencia alcista o presentar una baja. De igual manera, con el estudio histórico de su volumen se puede llegar a la conclusión de que ciertos eventos revalorizan los activos criptográficos.

Por ejemplo, que una empresa de renombre adopte bitcoin como forma de pago es un hecho que ha afectado de forma positiva el precio de la criptomoneda en varias oportunidades. Por el contrario, si una regulación afecta el libre comercio de la moneda, este podría ser un hecho que tenga una repercusión negativa en su valor.

Aunque el análisis técnico tiene todas estas ventajas, es importante tener en cuenta que los mercados financieros se pueden ver afectados por factores impredecibles. No existe una garantía de que los análisis sean 100% correctos, sobre todo en el mercado de criptomonedas que se ve influenciado por diversos factores y el sentimiento de los consumidores.

¿Cómo se hace análisis técnico para un mercado como bitcoin?

Para entender cómo funciona el análisis técnico hay que tener presente que esta metodología es básicamente el estudio del precio actual y previo de una criptomoneda. Todo dato financiero es información fundamental para arrojar respuestas sobre el comportamiento de un mercado en específico.

Quienes practican el análisis técnico tienen que analizar tanto la oferta y la demanda del activo con el que desean operar. Asimismo, existen herramientas que ayudan a identificar el sentimiento predominante del mercado, ya sea miedo o codicia entre los traders. Para examinar los precios se usan herramientas como los indicadores, los cuales ayudan a señalar las tendencias existentes y pueden proporcionar información sobre posibles comportamientos futuros.

Un punto importante del AT es que trabaja bajo la hipótesis de que ninguna fluctuación de precio es aleatoria. En este sentido, consideran que estos movimientos de valor pueden evolucionar en tendencias identificables a lo largo del tiempo. De esta manera, se conforman tres principios del análisis técnico que permiten entender cómo se conforman y pronostican los comportamientos de un activo financiero. Estas premisas resumen las investigaciones y teorías de Ralph Nelson Elliott y Charles Henry Dow, ambos precursores del análisis técnico.

Los principios del análisis técnico

«El precio lo descuenta todo» es el primer principio del AT. Esta frase se refiere a que todos los elementos que han afectado o pueden influenciar a futuro la valoración de un activo criptográfico ya se encuentran reflejados en el precio del mercado.

O sea, todas las variaciones diarias que se ven registradas en la gráfica de precios de un activo reflejan en sí los factores que aumentan o disminuyen su valoración. En el caso de bitcoin, que se ve influenciado por múltiples factores, sus cambios en el precio revelan como la demanda, la oferta, las regulaciones, las opiniones de la comunidad e incluso el rendimiento de la red tiene un impacto en su valor a corto, mediano y largo plazo.

El segundo principio del análisis técnico es que «el precio de un activo siempre se mueve en tendencias». Estas tendencias, que son más que nada patrones de comportamiento, están íntimamente relacionadas con el sentimiento general de mercado.

Los inversionistas se mueven, generalmente, por la codicia o el miedo. Cuando existe un mayor sentimiento de codicia, entonces el precio del mercado tiende a subir. Por el contrario, cuando reina el miedo entre los inversionistas y traders, entonces el precio suele desplomarse porque hay mayor venta de activos.

Las criptomonedas son particularmente sensibles a estas apreciaciones, así que su volatilidad es mucho mayor. No obstante, por medio del análisis de estas tendencias los usuarios pueden concluir si existe una mayor expectativa de que el precio crezca porque los inversionistas están acumulando criptomonedas, o que el precio disminuya porque están vendiendo para reclamar ganancias y resguardarse de los riesgos.

El sentimiento de los inversionistas juega un papel importante en las variaciones del precio, por eso existen índices que miden el miedo o la codicia en el mercado. Fuente: alternative.me

El tercer y último principio del análisis técnico es que «la historia del mercado es cíclica y se repite bajo circunstancias parecidas». Si un evento afectó el precio en el pasado, otra situación similar puede provocar el mismo comportamiento. Por ejemplo, si años atrás una regulación que prohíbe el uso de bitcoin afectó negativamente el precio de la criptomoneda, entonces otras regulaciones similares en distintos países pueden tener efectos similares.

Para saber cómo un hecho puede afectar el precio de una moneda, entonces un análisis histórico del precio puede arrojar datos interesantes. Los inversionistas pueden comparar si hechos que han afectado a la comunidad de criptomonedas también han tenido efecto en el precio del activo, tal y como ha ocurrido con eventos como el halving o la compra a nivel institucional de bitcoins.

Elementos imprescindibles del análisis técnico

Aquellos que practican análisis técnico suelen tener contacto con gráficos y programas que les facilita estudiar el comportamiento de un activo. Estas herramientas permiten que el análisis técnico sea más específico y confiable, arrojando datos e incluso señales que indican el mejor momento para entrar o salir de un mercado.

A continuación, profundizaremos en algunas de las herramientas más utilizadas en el mercado de criptomonedas para hacer análisis técnico.

Gráficos financieros

Los charts, o conocidos en español como gráficos, son otras de las herramientas comúnmente utilizadas por inversionistas y traders para evaluar un activo. Estos son esquemas que registran y ordenan todos los datos sobre la actividad de un mercado.

En el mercado de criptomonedas podemos conseguir portales, como CoinMarketCap o Blockchain.com, que utilizan gráficos de barra o lineales para representar información sintetizada sobre el volumen o el precio de un activo. De esta manera, los usuarios pueden hacer comparaciones históricas sobre el comportamiento de un activo.

Los graficos de CoinMarketCap permiten revisar las variaciones del precio de bitcoin a lo largo del tiempo. Fuente: CoinMarketCap

Asimismo, se tratan de herramientas realmente útiles en los mercados financieros, ya que el valor de los activos suele cambiar de forma rápida y constante.

Gráficos de velas

Los gráficos de velas, mejor conocidos en el mercado financiero como velas japonesas, son una de las herramientas más utilizadas para visualizar y analizar movimientos de precio en un momento determinado. Debido a ello, es muy útil para identificar tendencias con el paso del tiempo.

Mayoritariamente representados como barras de colores rojo y verde, señalan datos como el precio más alto y bajo en el que se vendió un activo en un determinado periodo. El color rojo, generalmente, indica que la criptomoneda tiene un movimiento hacia la baja y el verde muestra una tendencia alcista.

Las velas japonesas son una de las herramientas más utilizadas en el análisis técnico, ya que brindan información útil sobre el precio del activo y sus tendencias.

Al igual que otras herramientas gráficas, las velas japonesas funcionan en una escala representada por el eje «x» y «y». En el eje «x» se encuentra toda la información de tiempo del mercado. Es decir, la hora, el día e incluso el mes en que se registró determinada actividad. El eje «y», por otro lado, muestra todos los datos de precio y sus variaciones.

Indicadores

Cuando se habla de trading es fundamental mencionar a los indicadores, ya que son prácticamente la mano derecha de todo operador. Estas herramientas de estadística son ampliamente usadas para determinar futuros comportamientos del mercado, así como algunas generan señales que pueden facilitar la compra o venta de un activo en determinado momento.

Estas herramientas tienen la capacidad de hacer seguimiento a las tendencias de una criptomoneda en un momento determinado. De esta manera, registran la volatilidad de su precio o la dirección en la que se mueve un determinado activo, pudiendo ser una tendencia alcista, bajista o estable.

Los niveles de resistencia y soporte es un indicador utilizado por traders para saber en qué precio es más recomendado comprar o vender sus activos.

Algunos de los indicadores más populares del mercado es la media móvil simple (SMA), el cual calcula la tendencia de un activo en base al precio de cierre que ha tenido su mercado en cierto periodo. Asimismo, también existen herramientas como el Índice de Fuerza Relativa (RSI) y las Bandas Bollinger que permiten identificar las oportunidades de inversión, así como determina si existen una sobrecompra o sobreventa de activos.

¿Qué es mejor para las criptomonedas: el análisis técnico o el análisis fundamental?

A la hora de invertir en un activo financiero —ya sea una criptomoneda, una acción o un bono— resulta necesario evaluar las ventajas y desventajas de su mercado. Entender cómo se valora un activo y poder pronosticar sus futuras tendencias resulta un elemento clave para saber aprovechar las oportunidades de inversión del mercado.

Todos los inversionistas tienen a su disposición al análisis técnico y el análisis fundamental (AF) para determinar cuál es la mejor opción para invertir. Ambos métodos facilitan considerablemente la toma de decisiones en una operación financiera y disminuir los posibles riesgos. Sin embargo, se tratan de métodos distintos que se utilizan dependiendo de las expectativas de inversión o trading que tenga el usuario.

Una de las principales diferencias entre el análisis técnico y el fundamental se encuentra en su ideología. Por ejemplo, tal y como hemos mencionado anteriormente, uno de los principios del AT es que en el precio del mercado están reflejados todos los factores que influyen en una subida o caída. En este sentido, el valor comerciable de un activo se determina en el momento y cualquier variación en el sentimiento del mercado estará reflejada en el precio.

Sin embargo, para el análisis fundamental el valor real de un activo no está únicamente en sus datos financieros. Esta práctica busca develar si un activo está sobrevalorado o infravalorado, ya que esto determinaría si a largo plazo su mercado seguirá creciendo o, por el contrario, se desplomará. Debido a ello, a diferencia del AT donde se analizan específicamente información financiera, en el AF se toman en cuenta datos sobre el proyecto, sus desarrolladores, aspectos técnicos e incluso data on-chain; como el hash rate y las direcciones activas de una criptomoneda. Es decir, para el análisis fundamental, el valor real de un activo criptográfico no el que se representa en un mercado, sino el que se conforma y alimenta por múltiples factores.

Otra característica que diferencia a ambos métodos es que el análisis técnico busca ser predictivo. El inversionista que haga AT sobre un activo estará tratando de responder inquietudes sobre sus tendencias próximas. ¿Subirá de precio? ¿Bajará? ¿Se mantendrá estable? Mientras que el análisis fundamental busca evaluar el contexto de una criptomoneda y su potencial de crecimiento a largo plazo. La idea no es saber si el activo se va a valorar dentro de unas horas o mañana, sino que va a pasar con este instrumento financiero con el paso del tiempo.

El análisis técnico tiene a su favor el hecho de que es una metodología más cuantitativa, ya que se consultan datos históricos que provienen de diversos mercados. En este sentido, los usuarios trabajan con información objetiva que les puede ayudar a identificar si efectivamente un activo va a subir de precio o bajar.

El análisis fundamental, por el contrario, es un estudio más cualitativo. Quien lo práctica recopila información que puede ser subjetiva, como es el desempeño de un grupo de desarrolladores, la capacidad de crecimiento de una red o la reputación de un proyecto. Asimismo, aunque existen datos que son comprobables y objetivos, estos deben ser comparados con otros que pueden ser simples conjeturas. En este sentido, se trata de un método que puede verse viciado por los prejuicios del inversionista y sus propias expectativas de rendimiento.

Debido a estas características, se puede decir que el análisis técnico no es mejor que el fundamental o viceversa. Estas dos herramientas son muy distintas y pueden ser más (o menos) útiles dependiendo del contexto. Por ejemplo, el análisis técnico es preferido por los traders que operan a corto plazo, puesto que les brinda información necesaria para operar de forma rápida y aprovechar las variaciones en el precio.

El análisis fundamental, por otro lado, puede ser más útil para aquellos inversionistas que tengan estrategias a largo plazo o sean gestores de fondos, puesto que brinda información más acertada sobre el potencial de una operación.