¿Qué es Dogecoin?

Dogecoin (DOGE) es un meme. Pero no se queda solamente allí; también es una moneda digital descentralizada. Estas dos características son las que destacan a Dogecoin dentro y fuera del mercado de criptomonedas, así como son la fuente de varias controversias y muchas risas en la Internet.

Para ser exactos, Dogecoin es una criptomoneda de código abierto, basada en uno de los memes más populares de todos los tiempos. El Doge es la imagen de un perro de raza japonesa, conocido como Shiba Inu, al que se le superponen frases gramaticalmente incorrectas, que se encuentran escritas con fuente «Comic Sans» multicolor.

El meme data del 2013, mismo año en el que Jackson Palmer y Billy Markus, fundadores de Dogecoin, decidieron crear un activo digital para este gracioso perro. Todo inició como una forma de burlarse de la industria de criptomonedas, que para aquel entonces comenzaba a estar atestada de altcoins y proyectos con gran especulación.

Sin embargo, lo que empezó como un chiste, poco a poco conglomeró una animada comunidad que ha participado en numerosos eventos de caridad. De esta manera, Dogecoin también ha ganado reputación como un medio para enviar dinero en línea rápido y sin intermediarios (peer-to-peer).

Origen e historia

El nacimiento de un meme

Para entender el espíritu de Dogecoin es fundamental conocer su origen, el cual se remonta a hace siete años atrás cuando el mercado de criptomonedas apenas estaba dando sus primeros pasos para expandirse más allá de Bitcoin. En aquel entonces, a finales del año 2013, la proliferación de «altcoins» era cada vez más marcada y la creación de criptomonedas poco funcionales —e incluso fraudulentas— estaba a la orden del día.

Jackson Palmer, actual director de gestión de productos de Adobe, decidió manifestar su descontento con esta nueva realidad de la industria por medio de un tuit satírico. «Invirtiendo en Dogecoin. Seguro que es la nueva gran cosa», rezaba el mensaje en la red social. Dogecoin no existía para aquel entonces, era tan solo una burla que trataba de representar la desenfrenada práctica de crear criptomonedas inútiles. Ahora el ecosistema tenía una moneda del perro meme, ¡mucho WOW!

Después de unos años, Palmer borró el tuit que catapultó a Dogecoin. Fuente: Changelly Blog.

El tuit de Palmer tuvo una gran acogida entre la comunidad, llevándolo a comprar el dominio «Dogecoin» y crear una página de presentación que tuviese la misma esencia divertida del meme Doge. La página fue presentada al público el 6 de diciembre del 2013 y 30 días después había logrado obtener más de 1 millón de visitas. El meme criptográfico se estaba volviendo una realidad.

Fue en este punto, cuando la broma ya había despegado, que Billy Markus entró a la ecuación. El ingeniero de software de IBM había estado pensando en crear una criptomoneda «divertida», la cual fuese más amigable para adoptar y utilizar que el mismo Bitcoin. Al ver la propuesta de Dogecoin, considero que el perro de los memes sería una cara lo suficientemente llamativa para hacer una propuesta más seria. De esta manera, Markus se comunicó con Palmer para desarrollar una tecnología tras la idea de Dogecoin y convertir el meme en una criptomoneda de verdad.

Cuando DOGE estuvo en circulación, el éxito no tardó en llegar. Dos semanas después de su lanzamiento el precio del activo saltó un 300% en un período de 72 horas, aunque luego descendió bruscamente un 80% su valor. No obstante, esta fue la primera prueba de que Dogecoin sería mucho más que un chiste de temporada.

La conformación de una comunidad

Al hablar de Dogecoin es importante también mencionar la palabra «comunidad». Puesto que mientras algunas criptomonedas se consolidan por sus propuestas, su funcionamiento o su trayectoria, sin lugar a dudas el éxito de DOGE recae principalmente en el compromiso de su comunidad. Hoy en día el foro de Reddit de Dogecoin cuenta con 300.000 miembros activos y contando, siendo este el centro de muchas iniciativas dedicadas a la caridad y los memes.

Pero este grupo de personas no se conformó de la nada, sino gracias a una reputación que los usuarios de Dogecoin se han ido ganando con el paso de los años. Una de las principales razones que puso a DOGE en el ojo público fueron sus contribuciones caritativas en el año 2014, uno de sus períodos más prolíficos.

Por ejemplo, para aquel entonces, miembros de la comunidad recaudaron 30.000 dólares para que el equipo de trineo de Jamaica pudiese participar en los juegos Olímpicos de Invierno de Sochi. Los deportistas habían clasificado en la competencia, pero no tenían el apoyo financiero para poder costear un viaje y estadía en Rusia. Gracias a la iniciativa de los entusiastas de Dogecoin pudieron asistir a la competencia aquel año.

Los usuarios de DOGE también promovieron la iniciativa «Doge4Water» para ese mismo 2014. La idea era financiar la perforación de pozos de agua en Kenia, llegando a recaudar otros 30.000 dólares para esta actividad. Por último, pero no menos importante, patrocinaron al piloto de NASCAR, Josh Wise, otorgándole más de 50.000 dólares a cambio de que su carro llevase el logo de Dogecoin.

Con el tiempo DOGE se popularizó como sistema de propinas en subforos de Reddit, siendo esta una de las primeras muestras de que la criptomoneda podía ser más que un meme. Los usuarios enviaban pequeñas cantidades de Dogecoin a creadores de contenido para recompensarlos por sus trabajos. Una práctica que aún se mantiene en la actualidad.

El «wow» de DOGE ya no es solamente risas

A pesar del éxito que logró acaparar en los últimos años Dogecoin, para algunos el chiste del perro se ha salido de control. Jackson Palmer, el mismísimo creador de Dogecoin, decidió retirarse del equipo de desarrolladores en el año 2015 alegando que «la comunidad era tóxica». Según su visión, tanto los promotores de DOGE como sus usuarios se han visto seducidos por el aumento de precio de la criptomoneda, dejando de verla como un chiste y empezándola a utilizar como un instrumento de especulación.

Palmer ha afirmado en varias ocasiones estar horrorizado con el éxito de su meme-criptomoneda. Asimismo, ha sido crítico de los pocos avances tecnológicos que se le han hecho a la red en los últimos años, los cuales cree deberían ser necesarios para que se revalorice el activo. Dogecoin se ha quedado rezagado en cuanto a actualizaciones técnicas en comparación con otras criptomonedas del mercado, tales como Bitcoin o Litecoin. Sin embargo, esto no ha detenido el ascenso de DOGE como activo y hay planes a futuro para mejorar el funcionamiento de la blockchain de Dogecoin, según declaraciones de sus desarrolladores.

Billy Markus, la otra cabeza detrás del proyecto, también se distanció del proyecto y se encuentra inactivo hasta nuevo aviso. No obstante, sus redes sociales siguen enfocadas en Dogecoin y la comunidad de criptomonedas, educando a otros usuarios sobre los beneficios de estos activos y participando en discusiones de la comunidad.

¿Elon Musk, CEO de Dogecoin?

Elon Musk no es solo sinónimo de Tesla, SpaceX o «el hombre más rico del mundo», sino que también tiene mucho parentesco con Dogecoin. Desde hace ya unos años que Musk coquetea con la comunidad del perro criptográfico, luego de que en la fecha festiva «April’s Fool Day» fuese proclamado como CEO de DOGE.

Al mejor estilo de los usuarios de Dogecoin, todo inició con una broma hecha desde el tuiter oficial de la criptomoneda. La cuenta lanzó una encuesta para determinar al nuevo CEO del proyecto, argumentando que buscaban a alguien que «los llevase al futuro manteniendo los valores fundamentales de lo que somos». Elon Musk estaba en la lista de candidatos, junto a las personalidades de Vitalik Buterin, Charlie Lee y Marshall Hayner.

Musk se convirtió en el “CEO de Dogecoin” luego de una votación, e incluso cambió su biografía en Twitter para seguir la broma de la comunidad. Fuente: Entrepeneur.com

Sin embargo, Musk ganó por mucho. Y esto parece haber agradado al magnate, porque siguió el juego de la comunidad e incluso cambió su biografía de twitter por un día para proclamarse como «CEO de Dogecoin».

Aunque la dinámica duró poco, Elon Musk no ha dejado de tuitear sobre DOGE esporádicamente y ha hecho varias contribuciones de «memes» sobre el activo desde su cuenta oficial. Esto ha repercutido en más de una ocasión de forma positiva en el precio del activo, siendo el apoyo de Musk una de las razones por las que DOGE ha aumentado tanto de valor en los últimos meses.

TiktTok y Reddit: la aparición de una burbuja

En los últimos dos años el mercado de Dogecoin ha alcanzado dimensiones inesperadas, que han llegado incluso a sorprender a sus mismos creadores. El éxito de Dogecoin entre 2020 y 2021 se debe en gran medida a la popularización del criptoactivo en redes sociales como TikTok, su promoción en grupos de inversión en Reddit y el apoyo —ya mencionado— de Elon Musk.

De esta manera, DOGE ahora posee una capitalización de mercado superior a los 7 mil millones de dólares. Asimismo, ocupa el puesto número 12 de las criptomonedas más importantes del ecosistema y brevemente se mantuvo entre el TOP 10. El precio de este activo criptográfico también se ha visto favorecido en este período, llegando a registrar aumentos en su precio que superan el 80%. ¿Pero, a qué se debe toda esta fiebre por el perro de las criptos?

Sin lugar a dudas Dogecoin se ha ganado un espacio en el corazón del ecosistema, pero mayoritariamente como un meme. No obstante, algunos inversionistas e internautas han empezado a ver a DOGE como un vehículo de inversión, iniciando esta tendencia en el 2020 con la aparición de un reto en Tiktok. Un grupo de usuarios promovió la compra de la moneda para especular con su precio, «llevarlo a un dólar» y luego recoger las ganancias de esta subida.

Aunque el aumento de actividad en la compra y venta de Dogecoin amplió la oferta en varios exchanges, la realidad es que el aumento del precio de la criptomoneda duró poco para aquel entonces. Los usuarios que participaron en este esquema estaban llevando a cabo una práctica conocida como «bombeo y descarga» (mejor conocido en su terminología en inglés, Pump and dump). Es decir, se compran estos activos para aumentar su precio hasta un punto determinado, y luego se recogen las ganancias vendiendo los activos comprados. De esta manera, el precio de la moneda primero sube y poco después baja porque ya no existe más demanda; lo que significaría que su valor era artificial.

La burbuja que se formó en el 2020 alrededor de Dogecoin volvió a replicarse a inicios del 2021, pero ahora de la mano de los miembros del foro WallStreetBets, un grupo de Reddit dedicado a compartir información sobre cómo invertir en la bolsa. Esta comunidad se robó el protagonismo a finales de enero al enfrentarse a los gigantes de Wall Street, cuando iniciaron una compra de acciones en empresas a punto de quebrar, como GameStop, Blockbuster y Blackberry.

La estrategia de estos inversionistas amateurs era enfrentarse a los vendedores en corto. O sea, aquellas instituciones que generan ganancias a costa de la depreciación de otras empresas. La comunidad de WallStreetBets mostró particular interés en «las acciones memes», un nombre que se le dio a la práctica de invertir por «las risas» y replicar contenido jocoso en las redes. Dogecoin fue uno de los activos que entró en esta categoría, y su precio se vio beneficiado por la popularidad circunstancial que le otorgó esta movida en Internet.

Los memes de Elon Musk y Dogecoin rondan por las redes sociales, luego de que el magnate alzara el precio de la criptomoneda y desatara una oleada de compras entre celebridades. Fuente: Captura de pantalla del Twitter de Elon Musk.

Y es que en el 2021 la compra de Dogecoin superó todas las expectativas, llegando incluso a tener como compradores a estrellas como el rapero Lil Yachty, el integrante de la banda Kiss Gene Simmons y la ex actriz porno Mia Khalifa. Por si fuera poco, en esta oleada de celebridades encantadas por DOGE destacó nuevamente Elon Musk, quién ha sido uno de los principales promotores de la compra de la criptomoneda como inversión meme.

¿Quiénes están detrás del desarrollo de Dogecoin?

Las caras más reconocidas de Dogecoin siguen siendo Jackson Palmer y Billy Markus como fundadores de la criptomoneda. A pesar de esto, ambos creadores ya no colaboran de manera activa en el proyecto y han legado su desarrollo a otros miembros de la comunidad.

A pesar de que Jackson Palmer es el creador de Dogecoin, en los últimos años se ha distanciado del proyecto y del ecosistema de criptomonedas. Fuente: Linkedin.

En el caso de Jackson Palmer el distanciamiento que tiene hacia Dogecoin es cada vez más notorio, ya que hace unos años atrás tenía su propio canal de Youtube y cuenta de Twitter dedicada a educar sobre las criptomonedas. Sin embargo, Palmer decidió recientemente cerrar el canal y ha mantenido su twitter relativamente inactivo. Por otro lado, Markus, sí se mantiene al pendiente de sus redes sociales, las cuales utiliza para participar en discusiones del ecosistema y publicar artículos educativos.

El mantenimiento de la red de Dogecoin ha quedado en manos de Ross Nicoll, quien es uno de los desarrolladores principales del proyecto para este momento. Nicoll es desarrollador de software y tiene experiencia académica en investigación informática. Ha estado trabajando para la comunidad de DOGE por más de seis años y es quién encabeza el grupo de desarrolladores de la criptomoneda, conocido como Dogecoin Core.

Otros nombres importantes en el desarrollo de Dogecoin son Michi Lumin y Maximilliam Keller. Lumin es ingeniero de procesadores de señales digitales (DSP), según describe en varias de sus biografías. Asimismo, es un miembro activo de la comunidad de criptomonedas de Twitter. Keller, por otro lado, se dedica al desarrollo de Android, además de formar parte del grupo Dogecoin Core.

¿Cómo funciona Dogecoin?

Al igual que bitcoin, el ether o monero —por mencionar algunas de las criptomonedas más populares del mercado—, la tecnología que hace funcionar a Dogecoin es una red blockchain interconectada por múltiples nodos. Cada usuario puede ser su propio nodo instalando un software de código abierto que le permite interactuar con la red.

En este sentido, Dogecoin funciona bajo los mismos parámetros de otras criptomonedas públicas y descentralizadas. Posee una cadena de bloques donde se registran todas las operaciones realizadas por usuarios. Asimismo, dichas transacciones son confirmadas gracias a una prueba de trabajo, actividad que es llevada a cabo por un grupo de mineros que reciben una recompensa a cambio.

Dogecoin, además, está basado en los protocolos de las blockchains Litecoin y Luckycoin; siendo una bifurcación de estas. Debido a ello, comparte ciertas características con LTC como es el caso de su algoritmo de minería «scrypt«. No obstante, también los desarrolladores hicieron cambios esenciales, como es el caso de que esta es una moneda con un esquema de emisión inflacionario. Es decir, DOGE no tiene un límite de suministro y se seguirán emitiendo nuevas monedas mientras se mantenga activa la red.

¿Cuántos DOGE hay en circulación?

Tal y como hemos mencionado antes, Dogecoin es una criptomoneda que no posee límite de suministro. Por si fuera poco, también es un activo inflacionario, puesto que —a diferencia de bitcoin— DOGE no reduce su emisión por bloque desde el año 2014, extrayendo un aproximado de 5,2 mil millones de DOGE al año.

Esto es posible ya que cada bloque de esta blockchain contiene unos 10.000 DOGE, que también es la recompensa que otorga la red a los mineros por sus actividades. De esta manera, para el momento en que lee este texto ya existen más de 128 mil millones de DOGE en circulación, según data de CoinMarketCap.

Debido al esquema de emisión inflacionaria que posee Dogecoin, no es una criptomoneda que tenga un precio relativamente elevado. Redes como Bitcoin o Litecoin tienden a disminuir su suministro periódicamente, en una actividad conocida como halving o reducción de recompensa, para así mantener la escasez de sus activos. A menor cantidad de suministro se podría decir que la criptomoneda se vuelve más valiosa.

Sin embargo, los desarrolladores de Dogecoin plantearon la posibilidad de que una criptomoneda «escaza y valiosa» podría ser también un método de intercambio ineficaz. Debido a que el suministro es limitado, los usuarios que entraron primero a dicha red suelen acaparar un mayor número de activos, los cuales en su mayoría son «holdeados» (o ahorrados) para percibir mayores ganancias, disminuyendo así la liquidez de la moneda y sus posibilidades de intercambio. Ante esta hipótesis, consideraron que el mejor esquema para Dogecoin era un suministro sin límites, permitiendo que la comunidad siempre tenga liquidez.

¿Cómo puedo minar Dogecoin?

Dogecoin es una blockchain que funciona por medio de Prueba de Trabajo (PoW). Un mecanismo que se utiliza en redes, como Bitcoin, Monero o Litecoin, para la generación de nuevos bloques y evitar ataques de doble gasto. Los mineros son los encargados de llevar a cabo esta actividad, que es vital para el funcionamiento descentralizado de la red. En la Criptopedia de CriptoNoticias tenemos contenido que profundiza en su complejidad.

Al igual que Litecoin, la blockchain de donde proviene Dogecoin, el algoritmo de hash utilizado en esta red se llama scrypt. Se trata de un algoritmo resistente a ASIC, lo que significa que no se necesita un equipo de minería sofisticado para poder generar nuevas monedas y confirmar transacciones, como sí ocurre en Bitcoin que se necesita una máquina de minería especializada.

Dogecoin, a diferencia de bitcoin, no se mina con equipos ASIC. Los usuarios pueden participar en la mineria de esta red con sus computadoras o con una tarjeta GPU. Fuente: JacekAbramowicz/ Pixabay.

Los mineros de Dogecoin pueden operar utilizando una tarjeta GPU, así como cualquier computadora con sistema operativo Windows, Mac o Linux. Asimismo, otra característica particular de la minería de Dogecoin es que se puede practicar de manera fusionada. Esto significa que los mineros pueden estar operando en Dogecoin y también en Litecoin al mismo tiempo porque tiene los mismos algoritmos de minado, generando así ganancias en ambas blockchains.

La recompensa que perciben los mineros por bloque minado es de 10.000 DOGE. No obstante, a la hora de operar se debe tomar en cuenta que los precios de DOGE suelen ser relativamente bajos, por lo que los gastos de minería podrían ser muy altos para mantenerse operacionales. Estos son elementos que los mineros deben tener en cuenta a la hora de conectarse en una red, ya que de ellos dependerá la rentabilidad de sus actividades.

¿Para qué se usa Dogecoin?

Además de meme monetario, Dogecoin ha conseguido labrarse una reputación en el mercado de criptomonedas. Es cierto que su uso no es tan extendido como otras criptomonedas con mayor alcance, tal es el caso de Bitcoin, pero esto no ha detenido que DOGE tenga su público y sea aceptado como método de pago en circunstancias particulares.

En el caso de donaciones Dogecoin se ha destacado como un activo confiable y rápido de utilizar. Por ejemplo, existe una iniciativa llamada DogePizza que plantea la donación de unos 1.600 DOGE para la compra de pizzas margaritas para los albergues de personas sin hogar. Asimismo, también se organizó hace unos años atrás una colecta para comprar calcetines a personas en situación de calle. Estas actividades comprueban que DOGE puede ser utilizada para eventos de caridad.

Las propinas en línea son otro de los usos comunes que se le da a la moneda del perro. DOGE es una criptomoneda con transacciones rápidas (se confirma un bloque cada minuto, a diferencia de bitcoin que tiene una media de 10 minutos). Por si fuera poco, las tarifas de envío son mucho más bajas que otros activos digitales del mercado. Debido a estas características existen internautas que aceptan a DOGE como recompensa por el contenido que comparten en las redes, una práctica que se popularizó sobretodo en Reddit.

Aunque Dogecoin es una moneda, no muchas tiendas físicas o en línea lo aceptan como método de pago. A pesar de esta realidad, existe uno que otro negocio que sí ha apostado por la criptomoneda-meme, como es el caso de la tienda de juegos Stranger Games. La galería de arte digital, Lynx Art Collection, también comercia obras de artistas por Dogecoin. Los usuarios que estén interesados en utilizar sus DOGE para comprar cosas o pagar servicios pueden visitar este directorio de negocios que recopila emprendimientos en línea que aceptan a la criptomoneda.

La galería de arte Lynx Art Collection acepta DOGE como método de pago. Fuente: Lynx Art Collection.

¿Qué monederos puedo utilizar con Dogecoin?

Al igual que otras criptomonedas, existe una variedad de opciones para almacenar tus DOGE de forma segura. Dependerá de las necesidades del usuario decidir si prefiere un monedero en línea, una aplicación móvil o una cartera hardware, tal y como hemos explicado anteriormente en la Criptopedia. Asimismo, también existe la posibilidad de generar monederos de papel para regalar Dogecoins a familiares o amigos.

Ledger Nano S es uno de los pocos monederos hardware que acepta almacenar Dogecoin. Fuente: Ledger.

A continuación, una breve lista de los monederos más populares para Dogecoin:

  • Dogecoin Core: en un monedero descargable en computadoras con sistema operativo Windows, Mac OS y Linux. La aplicación convierte tu PC en un nodo de Dogecoin, lo que contribuye con la descentralización de la red y brinda mayores funciones a los usuarios.
  • MultiDoge: también un monedero para computadoras, pero en versión más ligera. Es decir, los usuarios pueden almacenar DOGE en esta aplicación, así como enviar y recibir transacciones. Sin embargo, no configura el equipo como un nodo de la red.
  • Coinbase Wallet: Coinbase es uno de los exchanges más importantes del mercado de criptomonedas, pero no solo se queda allí porque también presta servicios de monedero para sus clientes con una app independiente. La plataforma recientemente empezó a aceptar Dogecoin entre sus activos, por lo cual es una opción de almacenamiento.
  • Ledger Nano: Entre las opciones de monederos hardware para Dogecoin, la empresa Ledger ofrece su dispositivo. Los interesados pueden comprar uno de estos monederos y mantener sus DOGE fuera de línea para mayor seguridad.

Es importante mencionar que a la hora de escoger un monedero es vital para el propietario determinar qué nivel de seguridad desea para sus criptomonedas. Aunque las aplicaciones descargables en computadora o teléfono son gratis e intuitivas a la hora de utilizarlas, también suelen estar más propensas a robo en mano de hackers.

Por otro lado, los monederos hardware, aunque suelen ser mucho más seguros que otras opciones del mercado, son dispositivos que deben ser comprados y cuidados en físico. Debido a ello, dependerá de las posibilidades económicas del usuario si desea o no asegurar sus criptomonedas fuera de la Internet.

Asimismo, es importante saber si el monedero que se ha elegido ofrece servicios de custodia o si el control del activo recae únicamente en el propietario, ya que esta característica variaría cuán descentralizado es el servicio.

¿Dónde puedo comprar y vender Dogecoin?

Dogecoin está disponible para su compra y venta en varios de los principales exchanges del mercado. En la mayoría es necesario tener otras criptomonedas, tales como bitcoin o ether, para poder intercambiarlos por DOGE. Sin embargo, también existe la posibilidad de adquirir DOGE u otros activos con monedas nacionales de Latinoamérica o dólares americanos. Las redes sociales y los grupos de Telegram también son una opción para el intercambio persona a persona, aunque no son las plataformas más seguras a la hora de comprar activos digitales.

Algunos de los exchanges más destacados para la compra de Dogecoin son:

  • Binance: Se destaca como uno de los exchanges más importantes del ecosistema, por eso Binance es una opción popular para comprar DOGE. La plataforma opera en países como Colombia, Argentina, México y Brasil. Asimismo, tiene un mercado P2P que ha ganado relevancia en el ecosistema latinoamericano.
  • Kraken: Con sede en Estados Unidos, Kraken es un exchange licenciado para la venta de bitcoins, ethers, litecoins y DOGE. Los usuarios pueden registrar su cuenta bancaria americana y comprar cuántos Dogecoin desee desde la plataforma.
  • Bittrex: es otra de los exchanges más populares del mercado de criptomonedas, ofreciendo servicios de app móvil y compras con tarjeta de crédito. Esta casa de cambio también comercializa con Dogecoin.
  • Huobi: El exchange originario de china también tiene entre sus opciones de compra y venta a la moneda del perro Shiba Inu. Los interesados solo tienen que descargar la aplicación telefónica, registrarse a la plataforma y determinar la forma de pago.
Binance exchange tiene uno de los mercados más movidos de DOGE. Fuente: Binance.

¿Es Dogecoin el próximo Bitcoin?

Cada vez que nace una nueva criptomoneda, alguien, en alguna parte del mundo, se pregunta: ¿Este será el nuevo bitcoin? Este fenómeno parece estar relacionado a la esperanza que guardan ciertas personas de estar invirtiendo en el próximo activo que los hará millonarios. Sin embargo, no todos los días nace una idea como Bitcoin, así como tampoco no todas las criptomonedas tienen que ser bitcoin.

Dogecoin es una propuesta distinta, y si has llegado a esta parte del texto ya deberías poder imaginarte algunas de las razones por las que estos dos proyectos no son lo mismo. Sin embargo, debido al reciente éxito de DOGE y el entusiasmo que hay alrededor de la moneda meme, es interesante explorar qué es lo que las hace tan distintas.

El precio

Empecemos por lo más obvio. BTC y DOGE han tenido precios muy distintos desde hace ya varios años atrás. Mientras la criptomoneda madre ha ido ganando valor con cada vez más inversionistas minoritarios e institucionales apostando en ella, Dogecoin ha mantenido un valor relativamente estable y bajo.

Esto se debe a dos cosas: la política de emisión de DOGE y la propuesta del criptoactivo. Dogecoin es un meme y su precio está íntimamente emparentado a esta realidad. El valor se ve influenciado es por cómo la comunidad interactúa con el meme que es Dogecoin, y por ello su precio fluctúa en momentos específicos y con sucesos que mayoritariamente se dan en las redes sociales.

El precio de Dogecoin ha fluctuado en los últimos años, pero a principios de 2021 ha sido su rally más notorio. Fuente: CoinMarketCap.

Asimismo, debido a que se trata de un chiste del criptomercado, tampoco es que cuente con el apoyo de grandes inversionistas. Y aunque algunos dirían que Elon Musk ha colaborado con una revalorización de DOGE, la realidad es que el CEO de Tesla también lo hace por los «jaja’s» de Internet.

Una propuesta seria vs un meme

Siguiendo la anterior idea, es indudable que una de las grandes diferencias que tiene Bitcoin con Dogecoin es su origen. Bitcoin nació de una propuesta real y seria para generar un dinero digital duro que fuese una alternativa a las monedas nacionales y las transacciones electrónicas tal y como las conocíamos. Es decir, desde un inicio el creador y los desarrolladores de Bitcoin se han planteado a esta criptomoneda como el futuro de la economía y las finanzas a nivel global.

Bitcoin es considerado un cambio de paradigma, y con el paso de los años se ha ido comprobando que efectivamente está cambiando las reglas del juego. Debido a ello, inversionistas, reguladores y usuarios comunes interactúan con bitcoin considerándolo dinero real y un bien valioso. Para decirlo en pocas palabras: algunos describen a bitcoin como el «oro digital». No obstante, el origen de Dogecoin es muy distinto y su razón de ser también.

Jackson Palmer lo propuso desde el inicio, y aún lo sostiene: DOGE es una burla interna en la industria de criptomonedas. Dogecoin nació como una crítica a aquellas criptomonedas que no tenían verdadero valor, ni funciones que ofrecer, sino que eran pura especulación. Considerar a Dogecoin una moneda real, con todo lo que esto implica, sería quebrantar la esencia misma del meme.

No obstante, también es necesario decir que el uso que se le da a un objeto o activo es una de las variables que le da valor al mismo. Pero si el éxito de Dogecoin como dinero o como un bien valioso puede ser asegurado por su popularidad, deberíamos decir que la criptomoneda del perro es una prueba de que los memes pueden ser cotizados y que las risas tienen valor. Es decir, esto abriría un debate mucho más ambicioso en donde nos preguntaríamos qué es realmente el dinero y qué puede ser dinero. Da de qué pensar, ¿no?

La popularidad de Dogecoin ha llevado a la criptomoneda del meme a expandirse hasta la red de Ethereum y las plataformas DeFi. Composición por CriptoNoticias. jirkaejc / elements.envato.com; pNetwork / twitter.com; macondoso / elements.envato.com.

La inflación de DOGE no es la deflación de Bitcoin

Otra característica que plantea una enorme diferencia entre DOGE y Bitcoin son sus esquemas de emisión de nuevas criptomonedas. Mientras Dogecoin está ideado para ser una red de dinero rápido y divertido, Bitcoin fue creado para convertirse en dinero cada vez más valioso.

Dogecoin tiene un esquema de suministro sin límites, tal y como ya lo habíamos mencionado. En este sentido, la red seguirá emitiendo DOGE siempre y cuando existan mineros para confirmar transacciones, y usuarios para operar sus activos. Debido a este modelo de suministro, el precio de Dogecoin suele mantenerse muy bajo y relativamente estable. La criptomoneda no gana valor con el tiempo porque no se hace más escaza o rara, aunque sí puede crecer debido a la interacción y las ofertas del mercado interno.

Bitcoin es todo lo contrario, puesto que la red tiene como certeza que su suministro máximo no sobrepasará los 21 millones de BTC. Está programado en la misma blockchain que en períodos de cuatro años (aproximadamente) se reduce a la mitad la recompensa que otorgan los bloques a los mineros, hasta que se dejarán de emitir nuevos bitcoins. Debido a ello, bitcoin se convierte en un activo cada vez más escaso y, por ende, más valioso. Esto contribuye a que el precio de la moneda se eleve, y lo protege de depreciaciones por el exceso de emisión.

Este elemento marca una gran diferencia entre ambas criptomonedas, ya que Dogecoin puede ser visto y utilizado más como un método de intercambio en línea. La criptomoneda es rápida, registrando nuevos bloques a cada minuto, y es popular por su espíritu divertido y lleno de memes. Sin embargo, no se puede dar por sentado que DOGE sea un buen instrumento de ahorro, ya que debido a su excesiva emisión de activos lo más seguro es que el valor de la moneda se deprecie con el paso de los años.

Por el contrario, los usuarios de bitcoin tienden a ver a este activo como una herramienta de resguardo de valor y una inversión segura. Debido a su promesa de escasez, saben que hay una mayor probabilidad de que los bitcoins no deprecien su valor y más bien el precio aumente con el tiempo, tal y como ha ocurrido.

Estos elementos plantean futuros distintos para Bitcoin y Dogecoin, proyectos que además no buscan ser similares ni tener las mismas repercusiones. Al final con Dogecoin, lo que la comunidad quiere es mucho WOW, mucho meme y bastantes risas. Una promesa que han sabido cumplir.

Dogecoin no tiene la misma seguridad de Bitcoin

En términos de seguridad de red, Dogecoin también guarda grandes diferencias con Bitcoin. La tasa de hash de esta criptomoneda se encuentra para el 2021 muy por debajo de su máximo histórico, y considerablemente alejado de los niveles que alcanza habitualmente bitcoin.

El hash rate es un indicador vital para saber cuán resiste en una red a ataques de 51%, por ejemplo. Todas las blockchain son vulnerables a que una entidad o grupo de mineros logre concentrar más del 51% de su poder computacional, lo que permitiría llevar a cabo operaciones de doble gasto o censurar ciertas transacciones.

Sin embargo, en algunas redes resulta más costoso, e incluso inviable, realizar estos ataques. Si la tasa de hash de una red es muy alta, como es el caso de bitcoin que en la actualidad sobrepasa los 140 EH/s, entonces el atacante deberá adquirir una gran cantidad de mineros y costear gastos eléctricos enormes. En este sentido, el ataque deja de ser rentable y resulta un negocio más beneficioso practicar la minería sin perjudicar a la red.

No obstante, cuando el hash rate de una blockchain se encuentra en niveles muy bajos, o no crece proporcionalmente con el paso de los años, dicha red se vuelve cada vez más vulnerable a ataques de 51%. Además, si el precio del criptoactivo aumenta —tal y como ha ocurrido con Dogecoin en los últimos años — las entidades o mineros maliciosos podrían determinar que es rentable atacar a la red.

La tasa de hash de Dogecoin ha disminuido con el paso de los años. Un sintoma negativo para su seguridad, sobretodo ahora que el activo tiene mayor valor. Fuente: Bitinfocharts.

Con una tasa de hash oscilando los 200,0 TH/s, cuando anteriormente ha sobrepasado los 900 TH/s, la blockchain de DOGE no es tan segura como podría serlo. En este sentido, es necesario que aumenta la cantidad de mineros que participan en esta red o el poder de procesamiento de los equipos que se utilizan para minar con el objetivo de asegurar su buen funcionamiento.

Más del 68% del suministro de DOGE está en manos de unos pocos propietarios

A pesar de que uno de los objetivos del suministro sin límites de DOGE es motivar una distribución equitativa de las monedas, en la actualidad Dogecoin es un criptoactivo sumamente centralizado. Una característica de la que ha sido acusado bitcoin, pero que en realidad con el paso de los años ha ido cambiando.

Por ejemplo, un estudio de la firma Coinmetrics alertó que el 68,1% del suministro total de DOGE está en manos de las 100 principales direcciones de la red. Es decir, la oferta de Dogecoin está concentrada en los grandes propietarios, quienes han ido acumulando monedas a lo largo de los años.

Bitcoin, por otro lado, ha conseguido variar su suministro entre los principales propietarios. Las 100 direcciones más ricas de la red sólo manejan el 13,7% del suministro total de bitcoins que se han emitido hasta el momento, mientras que el 30% de los usuarios de la blockchain tienen menos de 50 BTC en sus monederos.

Mientras menos concentrado este el suministro de una moneda o activo, hay menores posibilidades de que el mercado puede verse afectado o manipulado por las acciones de una sola entidad. Si un propietario con grandes cantidades de DOGE decide vender una porción de sus monedas a un precio muy bajo esto afectaría el valor del activo, ya que lo depreciaría. En este sentido, el mercado de DOGE se encuentra expuesto a estas eventualidades.

Dogecoin no es una moneda ampliamente aceptada

La adopción de una criptomoneda como método de pago también es un elemento importante a tomar en cuenta, ya que determina que tan útil es dicho activo en la vida real como dinero. Aunque todos los criptoactivos han pasado por periodos de poca aceptación, la realidad es que en el caso particular de Dogecoin es que su uso para pagos es muy limitado.

No existen muchas tiendas que acepten vender productos o prestar servicios a cambio de DOGE, aunque como ya hemos mencionado antes se ha creado un directorio con aquellos negocios en línea que si trabajan con el activo.

A diferencia de Dogecoin, en los últimos años Bitcoin ha gozado de un gran prestigio y popularidad entre negocios de distintas partes del mundo. No solo se puede cancelar productos en internet con la criptomoneda, sino que también hay hoteles, aerolíneas, restaurantes e incluso marcas de carro que quieren trabajar con el activo. Visa, una de las redes de pago más importantes del mundo, también está planeando incorporar servicios para la compra de bitcoin.

Una serie de implementaciones que están convirtiendo a la criptomoneda más importante del mercado en un método de pago factible. En este sentido, Bitcoin se destaca como moneda de cambio y es cada vez más común su uso en el día a día.