Seleccionar página

¿Quién es Satoshi Nakamoto?

Satoshi Nakamoto es el creador de Bitcoin. Ahora, quién o quiénes se esconden tras ese alias (aunque existen numerosos candidatos) aún se desconoce. Por eso, para seguir su pista, debemos empezar de forma inevitable con la historia de Bitcoin.

Quizás el primer rastro público de la criptomoneda madre se dio en agosto de 2008, cuando el dominio bitcoin.org fue registrado. Más tarde ese mismo año, el primero de noviembre, con muy pocas personas prestando atención al nacimiento de una tecnología destinada revolucionar el sistema financiero, Nakamoto publicó en una lista de correos cypherpunk en metzdowd.com un Libro Blanco titulado “Bitcoin: Un Sistema de Efectivo Electrónico Usuario-a-Usuario”. En este documento, lo primero que aparece bajo el título es ese alias, un correo electrónico y el dominio que se había registrado meses atrás.

Aquí es necesario apuntar que ese libro blanco pudo haberse publicado en cualquier lugar, pero, de entre todas las opciones, salió a la luz entre los cypherpunks, y esto, además de lo que el mismo Bitcoin representa, habla muy claro sobre la ideología de Nakamoto.

Repasemos lo que “cypherpunk” significa, según el Manifiesto publicado por Eric Hughes en 1993:

Nosotros los Cypherpunks estamos dedicados a construir sistemas anónimos. Defendemos nuestra privacidad con criptografía, con sistemas de reenvío de correo anónimo, con firmas digitales y con dinero electrónico. Los Cypherpunks escribimos código. Sabemos que alguien tiene que escribir software para defender la privacidad, y como no podemos obtener privacidad a menos que todos lo hagamos, vamos a escribirlo. Publicamos nuestro código para que nuestros compañeros Cypherpunks puedan practicar y jugar con él. Nuestro código es gratuito para todos, en todo el mundo. No nos importa mucho si no apruebas el software que escribimos. Sabemos que el software no se puede destruir y que un sistema ampliamente disperso no se puede cerrar.

Eric Hughes

Sin duda, de esta filosofía es de donde nace Bitcoin, “una versión puramente electrónica de efectivo que permitiría que los pagos en línea fuesen enviados directamente de un ente a otro sin tener que pasar por medio de una institución financiera”.

Satoshi publicaciones correos

Satoshi Nakamoto publicó sus ideas en un texto, pero parte de sus pensamientos se conservan en los correos electrónicos que intercambió con los desarrolladores de Bitcoin. Fuente de la imagen: danielfela

Tras la publicación del documento, el 3 de enero de 2009, se crea el bloque génesis de la primera cadena de bloques, con una recompensa de 50 BTC. El mensaje grabado dentro de él no sólo sirve para asegurar la fecha de creación, sino que también arroja luz sobre las ideas de Nakamoto: “The Times 03 / Jan / 2009 Canciller al borde del segundo rescate para los bancos”.

 

Se trata de un titular de ese día del medio británico The Times que no deja muy bien parados a los bancos. Poco después, el 11 de febrero, Nakamoto publicaría un post bastante revelador en la Fundación P2P respecto a lo que pensaba sobre estas instituciones.

El problema fundamental del dinero convencional es toda la confianza que se requiere para hacerlo funcionar. Debemos confiar en el banco central para que no devalúe la moneda. Pero la historia del dinero fiduciario está llena de abusos de esa confianza (…) Hace una generación los sistemas de ordenadores de usuarios múltiples tenían el mismo problema (…) Después llegó la encriptación fuerte y ya no tenía que basarse en la confianza. Los datos podían asegurarse de una forma que hacía imposible que fueran accesibles por otros. Es tiempo de que tengamos lo mismo para el dinero.

Satoshi Nakamoto

Creador de Bitcoin

Su información de perfil en dicha fundación, por cierto, contiene todos los escasos datos que se conocen sobre él. Según lo que quiso compartir allí, y que no necesariamente debe ser cierto, es un hombre nacido el 5 de abril de 1975 y originario o residente de Japón, al menos para la fecha de actividad del perfil.

Los primeros desarrolladores que estuvieron en contacto con él para colaborar en Bitcoin también consiguieron poca o ninguna información personal, pese a haberse comunicado con él de forma frecuente. O al menos, eso es lo que aseguran.

El programador Hal Finney fue la primera persona en recibir bitcoins, específicamente, 10 BTC, el 12 de enero de 2009. Otros partidarios tempranos de la tecnología fueron Wei Dai y Nick Szabo. Los tres son creadores de sistemas precursores de la criptomoneda y también los tres han sido señalados como candidatos de ser Satoshi, aunque lo han negado.

criptografía creador criptomoneda

Varias desarrolladores han sido sospechosos de ser la persona detrás del seudónimo Satoshi Nakamoto, pero todos han negado esta posibilidad. Fuente de la imagen: wimage72

Por su parte, el desarrollador Laszlo Hanyecz, mejor conocido como el sujeto que compró una pizza por 10.000 BTC, se involucró como voluntario en el desarrollo de Bitcoin durante el 2010. Por esa fecha estuvo compartiendo correos con Nakamoto, pero asegura que todas sus charlas se limitaron a la criptomoneda. Ha llegado a declarar que Nakamoto era “un poco raro” (opinión compartida por Gavin Andresen, quien se convertiría en desarrollador principal de Bitcoin), además de paranoico y demandante. “Hice algunas preguntas, pero él siempre las esquivó”, confesó Hanyecz en mayo de 2018. Asimismo, reveló que las respuestas de Nakamoto no eran, ni de lejos, inmediatas, pues siempre solía recibirlas con varios días de retraso, por lo que asumió que “estaba ocupado trabajando en otra cosa”; y recalcó que tenía un afán casi sospechoso por mantener su identidad en el más estricto secreto.

Y de hecho así se mantuvo hasta su retirada repentina a mediados de 2010, cuando entrega el control del repositorio del código fuente y la clave de alerta de red a Gavin Andresen, transfiere dominios relacionados a otros miembros importantes de la comunidad y deja de participar en los foros y enviar e-mails desde su dirección original. Del mismo modo, su cartera, estimada en aproximadamente un millón de bitcoins, queda en el limbo.

Las suposiciones no se hicieron esperar. El investigador de seguridad informática Dan Kaminsky y el propio Hanyecz llegaron a la conclusión de que un código así no pudo haber sido desarrollado por una sola persona. Entretanto, se ha especulado que Nakamoto no es en realidad japonés, sobre todo porque hacía gala de un inglés perfecto y solía, además, utilizar expresiones originarias del inglés británico, por lo que se ha sugerido que podría ser ciudadano de algún país perteneciente a la Mancomunidad de Naciones, conformada por 53 territorios que comparten lazos históricos con el Reino Unido.

La hipótesis de que no es japonés, o que al menos no residía en Japón, fue reforzada por el programador suizo Stefan Thomas, quien se tomó el trabajo de analizar los horarios de todos los post de Nakamoto (unos 500) y llegó a la conclusión de que su actividad disminuía notoriamente entre las 5:00 a.m. y las 11:00 a.m del meridiano de Greenwich; lo que es equivalente en Japón al periodo entre las 2:00 p.m y 8:00 p.m. Si se considera que en este horario dormía, resulta un poco extraño que lo hiciera durante la tarde, por lo que resulta también probable que se haya ubicado en alguna región dentro de la zona horaria UTC-5 o UTC-6, que incluye básicamente varias regiones del continente americano.

Pero hay mucho más, según las acusaciones para cada candidato.

Los sospechosos

Las personas y organizaciones acusadas de esconderse tras el seudónimo de Satoshi Nakamoto son numerosas, y, por supuesto, algunas han sido más sospechosas que otras. Aquí tenemos una lista.

Dorian Nakamoto

Seguramente este sea el candidato más conocido, aunque quizás también sea el menos probable. En 2014, la revista Newsweek publicó un artículo apuntándolo como el creador de Bitcoin, basándose en pruebas más bien circunstanciales y en una entrevista con la periodista Leah McGrath Goodman donde, a causa de un malentendido, afirma dudosamente haber trabajado en Bitcoin. Los principales argumentos que se esgrimen en el artículo son que se trata de un ciudadano japonés (si bien vivía en California), cuyo nombre de nacimiento es Satoshi Nakamoto; también es un físico que había trabajado en proyectos clasificados de defensa y como ingeniero en sistemas para varias firmas tecnológicas y financieras; y, además, según su hija, se había convertido en libertario desde 1990.

La presunta frase delatora de Nakamoto fue “Ya no estoy involucrado en eso y no puedo discutirlo. Ha sido entregado a otras personas. Ahora están a cargo de eso. Ya no tengo ninguna conexión”. Sin embargo, en una entrevista posterior aclaró que había malinterpretado la pregunta y no estaba hablando sobre Bitcoin, sobre el cual nunca había escuchado antes, sino sobre sus pasados contratos con militares.

Por esa misma fecha, el perfil original del creador de Bitcoin en la Fundación P2P publicó su primer mensaje en años: “No soy Dorian Nakamoto”. Si bien, se cree que su cuenta en esa fundación fue hackeada, por lo que la legitimidad de esa afirmación queda en el limbo.

Nick Szabo

Varias personas han apuntado a este destacado criptógrafo estadounidense como el creador de Bitcoin, y con razones bastante plausibles. Para empezar, es el diseñador del llamado “bit gold”, un mecanismo teórico para una moneda digital descentralizada, donde un participante podría dedicar poder computacional a resolver acertijos criptográficos para validar las transacciones. Algo idéntico a Bitcoin, de hecho. También es considerado el padre de los contratos inteligentes. Esto, sumado a los hechos de que solía usar seudónimos en 1990 y fue uno de los primeros partidarios de Bitcoin, lo hacen aún más sospechoso.

Tal vez el primero en señalarlo fue el blogger Skye Grey, en 2013, quien lo enlazó al Libro Blanco de Bitcoin utilizando análisis estilográfico, el cual comparó sus “huellas de escritura” para determinar si se trataba del mismo escritor. Posteriormente, Dominic Frisby y Nathaniel Popper también lo señalaron como el autor de Bitcoin. Pese a ello, Szabo no ha dejado de negarlo. Aunque 2011 afirmó al respecto: “Yo, Wei Dai y Hal Finney éramos las únicas personas que conozco a quienes les gustó la idea (o en el caso de Dai, su idea relacionada) lo suficiente como para perseguirla de forma significativa hasta Nakamoto (asumiendo que Nakamoto no es realmente Finney o Dai)”.

Wei Dai

Dai es un brillante ingeniero computacional que ha hecho múltiples aportes al campo de la criptografía, pero quizás lo que más lo apunta es que su nombre aparece ya desde el Libro Blanco de Bitcoin, pues el creador del “b-money”, predecesor de la primera criptomoneda y que se usó como referencia para su diseño.  El “b-money” buscaba crear un “sistema de efectivo electrónico distribuido y anónimo”.

Dai, de origen chino, se graduó en la Universidad de Washington y trabajó, entre otros, para Microsoft. Junto a Adam Back (actual CEO de Blockstream y creador del Hashcash, también predecesor de Bitcoin), fue una de las dos primeras personas en ser contactadas por Nakamoto mientras este desarrollaba Bitcoin en 2008.

No obstante, Dai no sólo ha negado ser Satoshi, sino que considera que este ni siquiera leyó bien sobre su propuesta antes de reinventarla por sí mismo: “… entiendo que el creador de Bitcoin, que se conoce con el nombre de Satoshi Nakamoto, ni siquiera leyó mi artículo antes de reinventar la idea él mismo. Él se enteró después y me acreditó en su documento. Entonces mi conexión con el proyecto es bastante limitada”.

Hal Finney

Finney fue un criptógrafo y entusiasta activista cypherpunk, inventor del primer sistema de Prueba de Trabajo (PoW), que luego sería implementado en Bitcoin. Además, fue la primera persona en recibir bitcoins y uno de los primeros desarrolladores del software. Por desgracia, falleció a causa de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) el 28 de agosto de 2014.

Hal Finney. Fuente de la imagen: New York Times

En marzo de ese año, el periodista Andy Greenberg de Forbes lo apuntó como posible creador de Bitcoin basándose en un análisis estilográfico llevado a cabo por la compañía Juola & Associates. Hasta ese momento, la escritura de Finney era la más similar a la de Nakamoto (en comparación con los demás sospechosos). La misma firma determinó de forma posterior que los correos de Nakamoto enviados a Finney eran aún más similares. Por su parte, Greenberg, tras ver visitar a Finney y ver dichos correos junto al historial de su cartera, llegó a la conclusión de que el criptógrafo decía la verdad cuando afirmaba no ser Nakamoto.

Pese a todo, Robin Hanson, excompañero y co-blogger de Finney, llegó a afirmar que había una probabilidad de al menos 15% de que “Hal estuviese más involucrado de lo que había dicho”. Como dato curioso adicional, Greenberg aseguró que Finney vivía a pocas cuadras de Dorian Nakamoto en Estados Unidos.

Craig Wright y Dave Kleiman

Esta opción es la que ha levantado más polvo mediático desde su aparición en 2015. A finales de ese año, dos investigaciones paralelas de los medios Wired y Gizmodo apuntaron a Wright como el creador de Bitcoin. Wright es un científico computacional y empresario australiano, y si bien parece poseer las habilidades necesarias, su afán por aparecer en público y declararse Satoshi Nakamoto sin pruebas contundentes desmienten la ideología cypherpunk de que la nació la criptomoneda.

En ese año, la información provino de un hacker que supuestamente logró infiltrarse en las cuentas de correo de Wright, donde se podía ver que “Satoshi Nakamoto” era en realidad un seudónimo conjunto que también incluía al analista computacional forense y amigo de Wright, Dave Kleiman, fallecido dos años antes en circunstancias muy desafortunadas.

Poco tiempo después, la lista de desarrolladores de Bitcoin Core recibió un correo de la cuenta [email protected], atribuida al creador de Bitcoin desde sus inicios, donde se leía: “No soy Craig Wright. Todos somos Satoshi”. Si bien el mensaje no se encontraba autenticado, generó más incredulidad con respecto a la autoría del australiano.

Para 2016, la BBC y The Economist publicaron artículos describiendo como Wright les había proporcionado evidencia de que él era Satoshi Nakamoto, firmando algunos mensajes digitales con las llaves criptográficas de los primeros bloques de Bitcoin. No obstante, esto no constituía una prueba indiscutible, y fue rebatida por muchos miembros del ecosistema.

En un artículo publicado ese mismo año, Wired, basándose en la opinión de varios expertos, describió las formas en las que un individuo podría probar que es el creador de Bitcoin. Una de ellas es, sencillamente, mover los primeros BTC creados (y nunca movidos) de una dirección hacia otra. Otra es firmar algún mensaje con la llave criptográfica del bloque génesis, o bien con la llave PGP atribuida a Nakamoto.

Ninguno de estos métodos fue aplicado por Wright, quien prometió otorgar las pruebas necesarias en su momento, pero al final publicó en su blog que se había arrepentido.

Creí que podía hacer esto. Creí que podría poner los años de anonimato y esconderse detrás de mí. Pero, a medida que se desarrollaron los eventos de esta semana y me preparé para publicar la prueba de acceso a las primeras claves, me rompí. No tengo el valor. No puedo (…) Solo puedo decir que lo siento. Y adiós.

Craig Wright

Científico y empresario

Ahora, en febrero de 2018, el hermano de Kleiman interpuso una demanda en contra de Wright por presunta usurpación de los bitcoins que Dave Kleiman había estado minando y que pasaron a manos de Wright al momento de su muerte, así como por derechos de propiedad intelectual, ya que Wright ha realizado varios intentos de patentar Bitcoin.

Grupos, empresas o agencias

Varios son los que han afirmado que Satoshi Nakamoto no puede tratarse de una sola persona. Josh Zerlan, CEO de la ya extinta fabricante de mineros Butterfly Labs, afirmó en 2014 que Bitcoin podría haber sido invención de un grupo de expertos relacionados al sector financiero, probablemente del continente europeo.

Varias investigaciones y teorías populares atribuyen la identidad de Satoshi Nakamoto a una creación de un conjunto de empresas. Fuente de la imagen: Stanislav

Por su parte, el periodista de la BBC Rory Cellan-Jones, durante la polémica con Wright, afirmó en un artículo que “Parece muy probable que (Wright) haya estado involucrado, quizás como parte de un equipo que incluía a Dave Kleiman y Hal Finney, el destinatario de la primera transacción con la moneda”. Asimismo, el criptógrafo financiero Ian Grigg habló sobre la existencia de un equipo tras el seudónimo, donde se incluía a Wright y a Kleiman.

En cuanto a las empresas y agencias, se ha llegado a elucubrar, casi a modo de broma, que Satoshi Nakamoto es un acrónimo conformado por las gigantes tecnológicas Samsung, Toshiba, Nakamichi y Motorola; mientras que, por otro lado, hay quienes afirman que Bitcoin fue una invención de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) o de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), ambos organismos de defensa de los Estados Unidos. Ambas no son poco más que teorías conspirativas.

En todo caso, si se trata de un grupo de personas o de una organización, eso explicaría porque el millón de bitcoins pertenecientes a Satoshi Nakamoto nunca fueron movidos.

Otros candidatos

Numerosos nombres han desfilado como posibles candidatos, si bien, se han ido descartando por no ser demasiado probables. Así, para el 2011, Joshua Davis apuntó en The New Yorker al sociólogo económico finlandés Vili Lehdonvirta y el estudiante irlandés Michael Claro, pero ambos negaron las atribuciones.

Durante el mismo año, el periodista de investigación Adam Penenberg señaló a Neal Rey, Vladimir Oksman y Charles Bry como posibles creadores de Bitcoin, dado que en 2008 presentaron una patente que contenía la frase “computacionalmente impracticable de revertir”, la cual también aparecía en el Libro Blanco de Bitcoin, y sólo tres días después fue registrado el dominio de bitcoin.org. Sin embargo, esto fue sólo una casualidad, pues los tres negaron algún lazo con la criptomoneda.

En mayo de 2013 el pionero de Internet Ted Nelson especuló en un vídeo que el matemático japonés Shinichi Mochizuki podría ser Nakamoto, pero al parecer él negó tal afirmación poco después.

Ese mismo año, los matemáticos israelíes Adi Shamir y Dorit Ron encontraron incluso cierto vínculo entre Nakamoto y Ross Ulbritch, famoso por crear el mercado de la Darknet Silk Road, que, de hecho, fue uno de los primeros en aceptar la criptomoneda como medio de pago. Si bien, luego se retractaron de dicha afirmación.

En 2015, el investigador Travis Patron sugirió  al Premio Nobel de Economía John Forbes Nash, pues, además de haber sido una mente brillante, su concepto del dinero ideal comparte varios puntos en común con Bitcoin.

En fechas más recientes, durante noviembre de 2017, empezó a correr el rumor de que el famoso inventor y empresario Elon Musk podría ser el creador de Bitcoin, pero él se apresuró a negar tal idea. Asimismo, a inicios de 2018, el desarrollador nigeriano Mark Essien publicó su propia teoría sobre quién podría ser Satoshi, señalando como candidato a Bram Cohen, el creador de BitTorrent, basándose en evidencia circunstancial.

¿Alguien sabe quién es Satoshi?

Por supuesto, si Satoshi Nakamoto escondía a un grupo de personas tras de sí, es más que seguro que existen varios que conocen la identidad de todos los miembros del grupo, pero han decidido callar al respecto. Entre ellos, pueden estar los primeros partidarios de la tecnología.

Ahora bien, también es bastante probable que la CIA y la NSA conozcan la identidad de Nakamoto. Durante junio de 2018, el periodista Daniel Oberhaus de Motherboard afirmó haber consultado sobre la identidad de Nakamoto a la CIA bajo la Ley por la Libertad de la Información (FOIA), que ofrece a cualquier ciudadano estadounidense el derecho de acceso a la información federal del gobierno. La respuesta de este organismo resultó ser bastante ambigua: “la solicitud ha sido rechazada, y la agencia afirma que no puede confirmar ni negar la existencia de los documentos solicitados”.

Anteriormente, en agosto de 2017, el blogger financiero Alexander Muse publicó en Medium un artículo donde afirmaba que, según un amigo suyo en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de los Estados Unidos, la NSA se había dedicado a investigar la identidad de Nakamoto para asegurarse de que no fuese un actor estatal con planes en su contra. Para averiguar si tenían razón, utilizaron análisis estilográfico, técnica ya utilizada en ocasiones previas para tratar de identificar al creador de Bitcoin. Sin embargo, la NSA al parecer contaba con muchas más herramientas, en específico, sus programas de vigilancia global que le permitían acceso a los servidores de Google, Yahoo, Facebook, Microsoft y Amazon, por lo que pudieron revisar billones de correos electrónicos en busca de coincidencias utilizando una súper computadora. Según Muse, el esfuerzo les tomó un mes y dio frutos positivos, aunque la agencia no está dispuesta a revelar dichos resultados. Prueba de ello es que el propio Muse fue visitado por un agente de la DHS, según afirma, aunque no reveló sobre qué hablaron en ese momento.

Así que, en conclusión, seguramente sí existen personas y organizaciones que saben quién o quiénes son Satoshi Nakamoto. Pero dados los ideales descentralizados que marcan el camino de esta tecnología, en realidad no es necesario que esa información sea pública. Como quizás dijo el propio Nakamoto: “Todos somos Satoshi”.

Imagen destacada por wimage72 /stock.adobe.com

¡Mantente al día!

PUBLICIDAD