Seleccionar página

Todo el mundo habla de Bitcoin y no sé nada ¿qué puedo hacer?

Todo el mundo habla de Bitcoin y no sé nada ¿qué puedo hacer?

Si el titular de este artículo refleja tu situación, no debes sentirte mal, pues significa que Bitcoin ha llamado tu atención, te preocupa no entenderlo y estás dispuesto a hacer algo para cambiarlo.

Lo primero que tienes que hacer es entender que no estás solo. Cualquier persona que vea a un activo (algo valorable) revalorizarse más de 10 veces en un año se sentirá atraída hacia él, más cuando las cuentas de ahorro de un banco ofrecen “jugosas promociones” de 2% anual. Tampoco debes sentir que verte atraído por las potenciales ganancias es un error, pues al fin y al cabo Bitcoin es primeramente un sistema monetario antes que una tecnología para digitalizar la sociedad. Las ganancias son solo el primer paso hacia el amor verdadero.

Aún así, es verdad que Bitcoin no es igual a los demás activos. Para empezar, es 100% digital y abstracto, los “bitcoins” no son un archivo que puedes pasar de una persona a otra, sino saldo en cuentas de los usuarios de la red registrado en un libro contable digital, común para todos y público. Y no te preocupes, que sea público no implica que las personas sabrán cuanto dinero tienes, ya que el saldo se registra en un número de cuenta único, mejor conocido como dirección de Bitcoin, sin datos personales asociados, y que cada usuario maneja con su llave privada a través de aplicaciones llamadas “monederos” o “carteras”. En realidad, los saldos se hacen públicos para evitar la duplicación de éstos, una novedad en el mundo digital que nunca había sido posible en el pasado. Si todos en la red saben dónde está todo el dinero emitido, ¿cómo alguien puede falsificarlo?

Bitcoin Blockchain Criptomoneda Logo

Este es el logo de Bitcoin, blanco y naranja con la B inclinada hacia la derecha. Míralo bien, hay mucha estafa por allí.

Bitcoin también es distinto por la forma en que es valorado. A diferencia de los activos tradicionales como las monedas estatales, cuyo valor es manipulado por los Estados mediante la contracción o expansión de la oferta monetaria, o las acciones de las compañías, que son comerciadas en mercados cerrados y altamente regulados, Bitcoin tiene emisión de monedas programada, con máximo definido (21 millones en el año 2140) y es intercambiado abiertamente entre personas e instituciones de la misma forma que el efectivo, solo que por internet. Esto hace que cada persona que transe bitcoins cuente y explica su constante aumento ante la adopción: si hay 1 manzana y 1 comprador, la manzana puede valer 1 unidad, pero si hay más compradores para esa sola manzana, el precio debe aumentar para suplir la demanda. Claro, en este caso “la manzana” bitcoin se puede dividir hasta su millonésima parte, conocida como 1 satoshi (0,00000001 BTC), en honor a su creador.

Y lo mejor de todo: nadie necesita permiso de nadie para usar Bitcoin. La red es abierta, como Internet, los monederos son gratis y cualquier persona o institución compra y vende bitcoins a todo público. La aclamada “descentralización” de la que tanto se habla.

Aunque todo esto no viene gratis, pues “con gran poder viene gran responsabilidad” y Bitcoin no es la excepción. A cambio de poder manejar tu dinero libremente a través de internet, sin restricciones de horarios, fronteras y otras, te comprometes a responder entera y exclusivamente por tu dinero: nadie hará tus transacciones por ti, nadie te devolverá tu dinero si cometes un error y lo envías al lugar equivocado, nadie mantendrá seguros tus monederos ni restituirá tus saldos de ser robados, nadie. En Bitcoin nadie, excepto tú, tiene control y responsabilidad por lo que le pase a tus activos. Piensa en la cartera o billetera en la que guardas tus monedas y billetes, algo similar sucede: si se te cae en la calle, si te la roban, si la pierdes ¿quién te devolverá tu dinero?

Pero el cuento no termina allí, pues Bitcoin, en su más amplia expresión, es una tecnología que permite digitalizar y descentralizar cualquier proceso que implique transar y contabilizar lo sucedido para hacerlo más rápido y directo, menos costoso y más cercano a cada participante, aumentando el valor de cada integrante y su autonomía en los procesos.

Luego de haber leído esto, puedes decir que ya sabes lo mínimo necesario para hablar con tus compañeros sobre Bitcoin sin perder el hilo de la conversación. Mas si esta explicación te dejó con ansias de conocimiento, puedes seguir estos pasos para terminar de adentrarte en el mundo de Bitcoin y comenzar tu relación con la sociedad del futuro:

1. Abre un monedero o cartera de bitcoins
2. Adquiere tus primeros bitcoins
3. Envía y recibe bitcoins unas cuantas veces con tus compañeros
4. Aprende a usar los exploradores de bloques (para revisar los saldos en el libro contable)
5. Conoce otras criptomonedas
6. Abre una cartera de multiples criptomonedas
7. Usa aplicaciones descentralizadas
8. Infórmate sobre las estafas
9. Sigue aprendiendo sobre la tecnología

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina:

Acerca del autor

Héctor Cárdenas

Ingeniero y MBA. Bitcoiner desde 2013. Ayudando a la masificación de bitcoin en los países en desarrollo.

¡Mantente al día!

Tweets de @CriptoNoticias

PUBLICIDAD