Seleccionar página

Usuarios de LocalBitcoins Venezuela exigen una tasa de cambio más favorable

Usuarios de LocalBitcoins Venezuela exigen una tasa de cambio más favorable

En la mañana de ayer se presentó una protesta de usuarios en la plataforma LocalBitcoins, no precisamente por los términos de uso de la plataforma o cualquier otro asunto relacionado.

En el mercado de Venezuela, los comerciantes colocaron mensajes alusivos a su insatisfaccción en los anuncios de venta de bitcoins, exigiendo a la misma comunidad de comerciantes que se aumentaran los precios de BTC hasta llegar al promedio equivalente mundial en bolívares, la moneda local.

Captura de pantalla. Fuente: LocalBitcoin

Así, algunos argumentaron que el precio real era de 22 mil millones de bolívares por unidad y que aquellos que vendían por debajo de esta media estaban “regalando” los bitcoins. Otros, afirmaron que la intención del gobierno venezolano era que bajaran los precios de la criptomoneda en el mercado regional.

En consonancia con esta situación, cabe recordar que el gobierno venezolano anunció que estaría investigando las cuentas bancarias de los comerciantes de bitcoin debido a que el precio global de la criptomoneda es utilizado para calcular el valor no oficial de las divisas fiduciarias extranjeras, como el dólar y el euro.

En informaciones recientes, se conoció que el Ministro del Poder Popular para Industrias y Producción Nacional de Venezuela, Tareck El Aissami, declaró en televisión nacional las medidas de rastreo y seguimiento a las cuentas bancarias nacionales que comercian con criptomonedas, para combatir la especulación y la “distorsión” intencional del mercado de criptomonedas y divisas.

A pesar de que aquellos comerciantes denominados “especuladores” se llevan el rechazo de gobiernos y de clientes del mercado cambiario por presuntamente manipular los precios y jugar a obtener la mayor ganancia de un producto, lo cierto es que la realidad es muy diferente a esa narrativa.

“Especular” viene del latin speculor; según Wiktionary, observar detenidamente, examinar, explorar. Como bien sabemos, las palabras van adoptando nuevos significados con el paso de la historia. Actualmente, especular se refiere a teorizar o suponer un hecho sin tener certezas. Pero lo que no suele aceptarse es el hecho de que los humanos especulamos con mayor frecuencia de la que se cree.

Un ejemplo, aplicado al campo de la economía o el consumo sería, al momento de hacer las compras, preguntarnos cuánto tomate, queso, tocineta y harina necesitaríamos para hacer una pizza en casa. En el plano financiero, también se especula en torno a los datos que harían de una inversión más rentable y de retorno rápido, o acerca de los factores que permitirían que un prestatario pague a tiempo o no, lo que sin duda determinaría las decisiones más básicas y elementales para favorecer el cumplimiento de un objetivo.

Pero también, y sumamente importante, encontramos el hecho de que el valor real de un producto es una abstracción, un factor relativo y subjetivo. Para solucionar esa inconsistencia el vendedor y el comprador especulan, analizan cuáles deben ser los beneficios de su intercambio en base a sus condiciones financieras, presupuestarias, contables, y haciendo la relación entre el precio desde el cuál el vendedor no puede bajar y el precio que el comprador no puede exceder, tenemos el precio de un producto.

En el caso de los inversionistas profesionales, especuladores por naturaleza, y los cuáles suelen llevarse la inquina de gobiernos  y consumidores por igual, estos basan su quehacer en comprar o adquirir un activo cuando su precio sea más barato, siempre y cuando tengan la expectativa de que su precio aumentará en un periodo de tiempo determinado y en ese momento, cuando se especule que este no puede aumentar más, vender. Ellos son contribuyentes directos a la dinámica de precios y valores, pero permiten así que inversionistas de otros activos logren hacer equivalencias y cálculos en diversas partes del mundo y de este modo, los precios de los productos están mucho más justificados entre lugares geográfica o estructuralmente distantes.

Tal y como los mercados financieros facilitan el intercambio de valores, las criptomonedas llegaron para facilitar el intercambio de valores, bienes y servicios de una manera más accesible, generalizada, masiva, democrática, debido que son facilmente accesibles. No hay que ser un inversionista profesional, llegar a comprar los bonos de la deuda de un estado fallido o tener conexiones en las empresas que faciliten información privilegiada para predecir el mercado, sino que cualquier persona con conexión a internet puede realizar transacciones  procesadas y registradas en una blockchain (se pone mejor) por el monto que le convenga. Es decir, si queremos hacer un pequeño pago de 2 dólares, esta transacción puede realizarse sin inconvenientes y sin tener que pagar elevadas comisiones, en muchos casos, a un tercero para que la apruebe. Y aún falta un trecho para llegar a la completa funcionalidad de Lightning Network en Bitcoin, un protocolo que permitirá realizar pagos de apenas centavos con suma rapidez.

Por esa razón, debido al estado actual de la economía en Venezuela, que representa dificultades para los ciudadanos que enfrentan un escenario inflacionario, regulaciones para la adquisición e intercambio de divisas extranjeras como el dólar y el euro, los venezolanos comercian semanalmente en promedio más de 500 BTC, según CoinDance, una suma enorme en comparación con otros países de la región como Colombia y Argentina, este último un país donde sus habitantes también buscan proteger su capital comerciando con bitcoins.

Por último, vale la pena mencionar que si bien las criptomonedas y la tecnología blockchain parecen tener la potencia para desplazar enteramente a las instituciones y entidades financieras de todo tipo en los próximos años, esto está lejos de la verdad absoluta, puesto que los reguladores e instituciones tradicionales también pueden ser participantes y ayudar enormemente no solo a su adopción, sino a su correcta implementación.

Imagen destacada por Aaron Amat / stock.adobe.com

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina:

Acerca del autor

Luis Esparragoza

Amante de la libertad y conducir mi propio destino. Lo hago en letras y sonidos. Músico, periodista y entusiasta de blockchain.

¡Mantente al día!

Tweets de @CriptoNoticias

PUBLICIDAD