lunes, agosto 2, 2021
bloque ₿: 693.871
lunes, agosto 2, 2021 | bloque ₿: 693.871

Gestión de riesgo para trading: ¿Cómo evitar pérdidas mortales en el mercado de criptomonedas?

El trading de criptomonedas seduce, año tras año, a cada vez más personas que creen poder generar ganancias millonarias con unas cuantas operaciones. No obstante, la avaricia puede enceguecer a los traders y hacerlos cometer errores que pongan en peligro su capital. Cuando se invierte dinero, existe siempre una posibilidad de perderlo.

Es necesario que todo aquel que decida invertir en una criptomoneda o hacer trading en mercados como bitcoin, tenga muy en claro cuánto dinero realmente quiere arriesgar con el objetivo de percibir un rendimiento específico. Para ello, algunos inversionistas y operadores profesionales hacen uso de estrategias de gestión de riesgo que disminuyen las potenciales pérdidas ante un revés del mercado.

En este artículo exploraremos algunos de los riesgos y errores comunes que cometen los traders de criptomonedas. Asimismo, profundizaremos en varios de los conceptos claves que nos ayudarán a salvaguardar nuestro capital y maximizar las ganancias.

Riesgos al hacer trading en mercados como bitcoin

Para entender la necesidad de ser precavidos a la hora de hacer trading con criptomonedas, resulta imprescindible tener en mente los riesgos que conlleva operar con estos activos. No siempre el mercado está a favor de nuestra estrategia y puede ocurrir que en un cambio de tendencia perdamos dinero.

La volatilidad es una de las características de los mercados de criptomonedas más destacables. Aunque se trata de un elemento usado por los traders para generar ganancias, la inestabilidad de los precios de la criptomoneda puede jugar en contra de las expectativas de ganancias del trader.

La emocionalidad a la hora de hacer trading también es un contratiempo. Algunos traders pueden llegar a invertir más con el corazón que con la cabeza, insistiendo en una estrategia fallida, por no reconocer que estuvieron equivocados en sus predicciones. Asimismo, el mercado de criptomonedas tiene periodos de excesiva especulación y avaricia entre los operadores. Los traders con menor experticia se ven influenciados por el FOMO, llegando a invertir más dinero del que están dispuestos a perder.

Si los traders no logran operar su dinero con cierta objetividad, entonces tendrán mayores posibilidades de perder dinero. Las expectativas de que un activo subirá de precio, sin basarse en las conclusiones de un previo análisis técnico o fundamental, son como apostar en un casino. Debido a ello, uno de los riesgos más letales del trading en general son los mismos operadores y sus pronósticos poco realistas.

¿Qué es la gestión de riesgo?

La gestión de riesgo, también conocida en inglés como «risk management«, es una disciplina cuyo objetivo está centrado en reducir las posibilidades de una eventual perdida monetaria. Se trata de una metodología que puede ser aplicada en diversos sectores comerciales, como es el caso del trading de criptomonedas, ya que ayuda a planificar acciones de forma anticipada con el fin de proteger el capital de los comerciantes y evitar que las pérdidas se salgan de control.

La idea principal de la gestión de riesgo es que los elementos que ponen en peligro el capital de un trader pueden ser identificados y gestionados. De esta manera, un operador puede prepararse ante fluctuaciones de precio desfavorables para su estrategia comercial y asegurar sus oportunidades para ganar dinero. Esto se logra por medio de la planificación basada en las expectativas que tiene el trader sobre cada una de sus operaciones; utilizando como referencia indicadores, como los niveles de soporte y resistencia, y respaldándose en órdenes como stop loss (S/L) o cálculos como el riesgo por operación (risk per trade).

Aunque la gestión de riesgo es uno de los elementos más importantes para hacer trading de forma segura, muchos operadores lo pasan por alto debido a la falta de conocimiento. Sin embargo, manejar estos conceptos puede ser la clave entre apostar tu dinero o invertir de forma inteligente. Un trader puede generar ganancias sustanciales en cuestión de semanas, pero perder todo su dinero en solo una operación si no posee una estrategia adecuada que le permita recoger ganancias y minimizar sus pérdidas.

¿Qué es el stop-loss y cómo se calcula?

Cuando se habla de gestión de riesgo, determinar el nivel de «stop-loss» para tu operación comercial se convierte en uno de los primeros pasos que hay que hacer antes de abrir una posición en el mercado. El stop-loss, también conocido por el signo (S/L) es un tipo de orden que se usa para cerrar una operación a cierto punto de precio.

El objetivo principal de esta acción es limitar las pérdidas de una operación comercial, sobre todo cuando el pronóstico del trader es equivocado. De esta manera, solo arriesgan un pequeño porcentaje de su capital, que ya está planificado previamente.

Por ejemplo, si un comerciante establece su stop-loss a un precio 3% por debajo del precio que tenía la criptomoneda cuando entró al mercado, entonces estaría limitando sus pérdidas a sólo el 3% del capital invertido. Por si fuera poco, las órdenes de stop-loss son muy populares entre los traders ya que no tienen comisiones adicionales, por lo que funcionan como una especie de «póliza de seguro» gratuita.

Las órdenes stop-loss, además, permiten que la toma de decisiones de los traders esté libre de influencias emocionales. Tal y como hemos mencionado anteriormente, el mercado suele moverse por los pronósticos y expectativas que tienen los operadores, las cuales pueden ser sumamente subjetivas. Un comerciante puede darle una segunda oportunidad a una criptomoneda que le va a hacer perder dinero debido a que tiene un vínculo emocional con ella o una hipótesis subjetiva sobre su comportamiento.

El stop-loss funciona con datos objetivos del mercado. Cuando la criptomoneda se vende a un precio demasiado bajo (o alto) y que va en contra de las suposiciones del trader, entonces se puede decir que la estrategia es errada y que el comerciante se equivocó a la hora de entrar al mercado. Al alcanzar el nivel de stop-loss, el contrato de compra-venta del operador se cancela, evitando que siga operando a precios que solo le generarán más perdidas y de los cuales podría no recuperarse. Es decir, se elimina la posibilidad de darle una segunda oportunidad a una inversión que no funciona.

Nivel de invalidación: ¿es aquí donde pongo mi stop-loss?

Luego de saber los beneficios de las órdenes stop-loss, no son pocos los comerciantes que desean saber cómo calcular el punto exacto en el que deben salirse del mercado. Un stop-loss mal ubicado puede no solo generar pérdidas, sino que también puede sacar del mercado a un trader cuando todavía existía oportunidad de que el mercado se recupere.

Lo primero que se debe saber sobre el stop-loss es que su ubicación dependerá de la estrategia que tenga el trader. Es importante recordar que todo comerciante tiene sus razones para invertir en determinado activo, que por lo general se basan en una hipótesis o predicción de que el mercado de dicho activo se comportará de determinada manera.

Por ejemplo, una persona puede abrir una posición en largo para bitcoin porque cree que el precio de la criptomoneda entrará en una tendencia alcista. O, por el contrario, abrir una posición en corto ya que considera que el valor comenzará a depreciarse. El análisis técnico (AT) y fundamental (AF) permiten que los traders puedan desarrollar sus propias teorías sobre cómo se comportará determinado activo. Sin embargo, los pronósticos de un trader pueden estar equivocados, y para evitar que las perdidas sean irreparables, el stop-loss sirve como un botón de emergencia.

Tomando en cuenta que todo trader opera con base en una teoría, y que las pérdidas solo se generarán cuando esta teoría es refutada, entonces el stop-loss tiene que estar ubicado en aquel nivel donde el mercado invalide la estrategia del trader. O sea, en lo que se conoce como «nivel de invalidación». Este es el precio o lugar de la gráfica donde el análisis de mercado del trader se reconoce como fallido y está empezando a percibir perdidas por la operación.

Pongamos un ejemplo. Un trader ha analizado el mercado de bitcoin y considera que está infravalorado. Debido a ello, concluye que eventualmente el precio de la criptomoneda se recuperará y entrará en un periodo alcista. Para ese momento el precio está en 32.000 dólares, pero este trader considera que alcanzará los 40.000 dólares por unidad en unas cuantas semanas.

Asimismo, el trader sabe que el nivel de soporte del precio de bitcoin ronda los 30.000 dólares. Más bajo de este precio no se suele comercializar la criptomoneda, por lo que supone que no percibirá grandes pérdidas si entra al mercado con un precio de 32.000 BTC. En este sentido, la estrategia del trader es entrar al mercado con ese precio con miras a alcanzar los 40.000 dólares por BTC y solo saliéndose del mercado si la criptomoneda rompe el nivel de soporte. Es decir, si BTC alcanza un número como los 29.700 dólares por unidad.

Las órdenes stop-loss facilitan la planificación de las posibles pérdidas en una operación.

Este último precio sería su stop-loss, ya que a ese precio estaría invalidándose la teoría de nuestro trader. Él considera que bitcoin no se cotizará en menos de 30.000 dólares, pero si el mercado termina haciéndolo entonces su estrategia estará errada y perderá dinero. Para salvar su pellejo, es mejor salirse a ese nivel y no contar con la posibilidad de que los precios mejoren en un futuro lejano.

Tal y como podemos ver, un trader sólo tiene pérdidas en una operación comercial si su análisis fue errado. Cuando un patrón en el que confías colapsa, es muy probable que toda la estrategia que tienes colapse también. Por ello, resulta importante que el stop-loss de una estrategia comercial sea calculado con base en un análisis técnico (AT) previo y no en porcentajes estables que algunos «gurús del trading» suelen proponer como fórmula mágica.

El nivel de stop-loss no está siempre en el mismo lugar, varía dependiendo de las operaciones. Es necesario escoger un lugar que permita que las fluctuaciones diarias del precio no cancelen la operación. En este sentido, algunos traders utilizan herramientas como la media móvil o los indicadores Fibonnacci para calcular el punto adecuado en donde la estrategia empieza a tener pérdidas que no son sostenibles.

¿Qué es el riesgo por operación (risk per trade)?

Además de utilizar las órdenes stop-loss para mantener las potenciales pérdidas controladas, los comerciantes también suelen calcular cuánto dinero están dispuestos a arriesgar en cada operación para no perder más de lo que pueden recuperar. De esta manera, se introduce el concepto de risk per trade o en español «riesgo por operación».

El riesgo por operación es el porcentaje que un trader está dispuesto a perder por cada operación comercial que lleva a cabo. Este porcentaje no es fijo, sino que depende de la estrategia de cada operador y de la cantidad de capital disponible para invertir.

Por lo general, en cada operación los comerciantes suelen arriesgar entre el 1% y el 5% de su dinero. Existe, incluso, una regla del 1% que siguen la mayoría de los traders en donde se sugiere nunca invertir más del 1% del capital en una sola compra-venta. El objetivo es que, si la estrategia del trader está errada y la operación resulta en números negativos, las pérdidas no comprometerán todo su dinero disponible.

El riesgo por operación ayuda a calcular cuánto dinero realmente está dispuesto a perder un trader.

Por ejemplo, si un trader posee un capital valorado en 30.000 dólares y apuesta a perder solo el 1% de ese dinero, entonces estaría arriesgando 300 dólares en esa operación. Este dinero lo perderá solo si el precio de la criptomoneda supera el nivel de stop-loss y la orden se efectúa para sacarlo del mercado.

¿Qué es el tamaño de posición (position size)?

Al saber nuestro nivel de stop-loss y habiendo determinado cuánto dinero queremos arriesgar en una operación (risk per trade), entonces resulta mucho más sencillo saber cuánto dinero realmente debemos invertir en una criptomoneda para minimizar nuestras perdidas y asegurar ganancias si tenemos la estrategia correcta. Esto solo se logra con el tamaño de la posición, mejor conocida en inglés como position size.

El tamaño de posición determina el número de unidades, en este caso, tokens o criptomonedas, que un trader debe comprar para cumplir con su meta de rendimiento sin exponerse a riesgos inmanejables. Este se calcula tomando en cuenta el % de riesgo por operación, así como la distancia entre el precio de stop-loss y el precio de entrada en %.

Al usar la fórmula de position size, podemos calcular cuánto dinero realmente debemos invertir en una sola operación para minimizar nuestras pérdidas.

Sigamos con los dos ejemplos anteriormente propuestos. Nuestro trader tiene un capital de 30.000 dólares, pero solo quiere invertir el 1%. Esto significa que solo está dispuesto arriesgar 300 dólares. Además, va a entrar al mercado cuando el precio de BTC está en 32.000 dólares por unidad y ha posicionado su orden de stop-loss en 29.700 dólares.

(USD 30.000 x 0,01%) / (29.700 – 32.000) = position size

(USD 300) / (0,071) = USD 4.225 en BTC

El cálculo sugiere que, para alcanzar las metas propuestas por el trader, este tendrá que invertir unos 4.225 dólares de los USD 30.000 que posee. Si tomamos en cuenta que entrará al mercado con el bitcoin a un precio de 32.000 dólares por unidad, entonces podrá comprar 0,13203125 BTC para ese momento.

Asimismo, podemos sacar el R (risk o riesgo) de esta inversión para comprobar que definitivamente estaríamos arriesgando un capital que esté alrededor de los 300 dólares. El R de una inversión se calcula con la resta del precio de entrada y el precio de salida, que es el dinero que vamos a perder por unidad, multiplicado por cada satoshi que compramos.

El R nos indica cuánto dinero realmente podríamos perder si seguimos nuestra estrategia comercial e invertimos nuestro capital en la criptomoneda.

(32.000 – 29.700) x 0,13203125 BTC = 303 dólares.

Es decir, invirtiendo un total de 4.227 dólares en una operación de trading con bitcoin, nuestro operador planifica que si su estrategia termina fallando solo perciba perdidas que no superen los 303 dólares. Un capital que representa ese 1% que ya había aceptado estar dispuesto a perder si su operación resultaba fallida.

¿Cómo calculo mi ratio de ganancia?

Ya hemos hablado del R, que no es más que la proporción de dinero que hemos puesto en juego de nuestro capital. Esta unidad es importante porque nos permite medir cuánto riesgo estamos tomando y compararlo con las ganancias que estamos generando.

Existen diversas herramientas, como indicadores y gráficas, que calculan el R de forma automática. El trader solo tiene que indicar el nivel de stop-loss y su punto de entrada para que estas herramientas lo generen de forma automática. Asimismo, con esta cantidad podemos saber la ratio de beneficio y riesgo (B/R) en el que nos estamos involucrando a la hora de invertir.

¿Para qué nos sirve esto? Para visualizar de mejor manera la distancia que existe entre mi precio objetivo y mis perdidas. Mientras mayor sea la distancia, entonces más potencial tienes de ganar que de perder. Ya sabiendo esto, podemos seguirle la pista a nuestro trader para aprender a calcular una ratio B/R.

Nuestro trader compró su bitcoin a un precio de 32.000 dólares por unidad. Sin embargo, él espera que la criptomoneda suba lo suficiente para cotizarse en los 40.000. Asimismo, sabemos que está dispuesto a perder unos 303 dólares para lograr su cometido. Los 303 dólares son su R, pero aún no sabemos cuánto realmente es su beneficio (B).

El trader compró unos 0,13203125 BTC por 4.225 dólares. Sin embargo, si el bitcoin logra alcanzar los USD 40.000, entonces esa misma cifra de BTC valdrá unos 5.281 dólares. ¿Cuánto estaría ganando entonces?

A la hora de hacer trading es importante tener en cuenta cuánto beneficio nos va a otorgar una operación comercial.

(USD 4.225 – USD 5.281) = 1.056 dólares por operación es lo que podría ganar.

Tomando en cuenta que estamos calculando la ratio de B/R, debemos saber que este es expresado por la división del beneficio que planea obtener el trader y el riesgo que está dispuesto a aceptar. Es decir, 1.056 dólares entre los 303 que podría perder si llega al punto del stop-loss.

1.056 dólares de beneficio- 303 dólares en riesgo = Nos da una ratio de 3,5 B/R.

Esta ratio, además, nos puede ayudar a calcular una proporción que es muy importante a tener en cuenta para saber qué tal estamos operando en determinado periodo. Esto se le conoce como la ratio de ganancia, o win rate en inglés, que no es más que el porcentaje de veces en el que un trader está ganando en operaciones por un periodo de tiempo. De esta manera, podemos determinar qué tan rentable han sido nuestras operaciones.

El primer cálculo, destinado a saber cuántas veces hemos percibido ganancias, se centra en dividir la cantidad de operaciones ganadoras por el total de operaciones hechas en un mes. Pongamos, nuestro amigo el trader ha hecho un total de 23 operaciones en el mes de mayo, pero solo ha percibido ganancias de unas 15 operaciones porque las otras han sido fallidas.

La fórmula de ratio de ganancias nos permite monitorear que tan bien estamos operando en una jornada.

(15/25) x 100 = 60%

Es decir, del 100% de las operaciones que ha hecho el trader, este ha percibido ganancias un 60% de veces. ¿Este sería un buen número, no? Asimismo, podemos calcular cuál es el mínimo de ratio de ganancia que necesitas para mantener a flote en el mercado y no estar generando pérdidas insostenibles.

La rentabilidad de nuestras operaciones también tiene que ser calculada por medio de una fórmula.

1 / (1 + 3,5) x 100= 22,22%

Si nuestro trader tiene un ratio promedio de 3,5 en sus operaciones necesita alcanzar un ratio de ganancia de 22,22% en el total de sus operaciones en una jornada (puede ser un mes) para mantenerse a flote y no perder dinero siempre. Este es el mínimo rendimiento que deberían tener el total de sus operaciones para asegurar que sus actividades de trading han sido exitosas y no una pérdida de dinero.

Estos son algunos de los métodos que pueden ayudar a los comerciantes a resguardarse ante situaciones imprevistas y evitar que las pérdidas se salgan de control. Tal y como hemos visto, la gestión de riesgo resulta vital para mantener un buen rendimiento en las operaciones de trading y no ir a ciegas en el mercado apostando mucho más capital del que realmente disponemos.