Seleccionar página

El precio de una criptomoneda no siempre coincide con su valor

El precio de una criptomoneda no siempre coincide con su valor

En medio de la significativa caída de los precios de los criptoactivos, cabe hacer una importante distinción entre valor y precio, dado que muchos miembros del ecosistema parecen olvidar que, si bien el precio de cada criptomoneda refleja en parte la fortaleza de su proyecto, son la adopción, la dedicación y minuciosidad en el desarrollo de software y la capacidad de transformación efectiva de la sociedad que tenga el proyecto, los verdaderos pilares del valor de estas herramientas. Estos elementos son una mayor garantía de éxito que el crecimiento especulativo. No siempre precio y valor coinciden.

¿Precio? ¿Valor?

De acuerdo con la Real Academia Española (RAE), precio tiene 5 acepciones principales, aunque solo 2 están directamente relacionadas con las finanzas: valor pecuniario (relativo al dinero) y contraprestación dineraria. Las otras se refieren a la estimación, importancia o crédito de una persona; el nivel de sufrimiento para conseguir algo; y finalmente, el premio de las justas.

Así, el precio de las criptomonedas podría resumirse en su relación de intercambio con las monedas fiduciarias, siendo un dato siempre relativo. Y dado que es una métrica mucho más visible, suele ser determinante para medir el éxito de un proyecto, al menos en el mercado especulativo.

En cuanto al valor, las acepciones son 13. En este caso, pueden emplearse tres principalmente: grado de utilidad o aptitud; cualidad de las cosas; y alcance e importancia de una cosa. Se trata de un concepto que permite hacer referencia al propio producto o proyecto, no a su relación con las monedas fiduciarias. Además, también cabe mencionar la equivalencia de una cosa a otra, ya que la propia RAE refiere esta posible equivalencia a la relación entre monedas.

El valor de una criptomoneda se basa en las potencialidades de su protocolo, los casos de uso que pueda tener, así como la importancia que gane entre sus usuarios. Además, este elemento permite establecer una comparativa directa con las cualidades de otros proyectos, no solo por su precio, sino por el funcionamiento de su tecnología. Este tipo de elementos, al no poder cuantificarse, suele desestimarse.

En medio de la caída de precio de las altcoins, cabe volver sobre estas nociones, especialmente porque esta baja en el precio podría deberse al escaso valor de aquellos proyectos que más han decrecido. A pesar de que el mercado está lleno de dinero especulativo, la revelación de que muchos de los proyectos “blockchain” que hacen parte del mercado no tienen un caso de uso real ni un producto mínimo viable, han hecho que los inversionistas empiecen a mirar el valor de los proyectos por encima del precio.

Bitcoin: un depósito de valor

El aumento de la dominancia de Bitcoin hace pensar que los inversionistas no están saliendo definitivamente del mercado de las criptomonedas, sino que parte o el total de su inversión la han cambiado a Bitcoin, proyecto pionero, con casi 10 años de funcionamiento, y enfocado en la seguridad y estabilidad de su protocolo. En este caso, a pesar de que el precio también está decreciendo, los inversionistas toman una decisión de inversión sobre el valor del protocolo, en su potencial a futuro.

https://i1.wp.com/cdn.pixabay.com/photo/2018/01/18/07/31/bitcoin-3089728__340.jpg?resize=448%2C252&ssl=1

Bitcoin se convierte en la gran reserva de valor del mercado. Fuente: jaydeep_/Pixabay.

Desde el Bloque Génesis y hasta ahora, Bitcoin ha logrado superar los retos de escalabilidad para permitir la transferencia de pagos a nivel global en minutos y a bajo costo, sin que una autoridad pueda regular de qué forma se realizan estas transacciones. Ningún ente tiene la potestad para confiscar estas criptomonedas.

Además, es un activo con un importante nivel de liquidez, que cualquier usuario puede intercambiar en múltiples casas de cambio, portales P2P o directamente con otro usuario. Todos estos elementos han permanecido en esta criptomoneda y han dado pie al surgimiento de otros proyectos que pretenden mejorar su tecnología.

Así, contratos inteligentes, otros mecanismos de consenso, mayor privacidad y otros avances de la tecnología de contabilidad distribuida han enriquecido el valor del ecosistema, ampliando el abanico de opciones para los usuarios. Todos estos elementos -y el funcionamiento del propio Bitcoin- han causado importante revuelo y especulación en el mercado, elevando considerablemente el precio de algunos proyectos cuyo valor es sumamente bajo o ha sido enaltecido a partir del márketing.

El desarrollo del software y la tecnología de cada proyecto es fundamental, pero no tiene mucho sentido desarrollar sin usuarios para cada uno de estos avances. Además, estas herramientas solo pueden evolucionar sometidas a la práctica y al uso. La usabilidad y la comunidad de usuarios son elementos fundamentales y de difícil medición

Las comunidades que han crecido en torno a Bitcoin y las criptomonedas son los artífices del éxito de los proyectos, dado que su desenvolvimiento con cada una de estas herramientas, el nivel de conocimiento que tengan sobre el funcionamiento de la red, el grado de implicación que alcancen con su desarrollo, todos son elementos que inciden directamente en el crecimiento de una criptomoneda, afectando directamente el precio. La forma en la que la comunidad valora el proyecto es fundamental para el sostenimiento de su precio y no al revés.

Pese a que la especulación y el “dinero fácil” parecieran mostrar que los usuarios pueden migrar de un proyecto a otro, mientras mayor es su implicación con el criptoactivo más posibilidades tiene este de sobrevivir.

A pesar de que el valor no es cuantificable, tiene una importancia mayor que el precio y la depreciación de ciertas altcoins hasta casi su extinción parece ser una prueba de ello. Un proyecto endeble, con un mercado cambiario ilíquido pero con una expectativa de crecimiento “prometedora” puede atraer a un inversionista incauto a una trampa, en la que puede poner en riesgo su dinero, y este es un mal común dentro del mercado especulativo de los criptoactivos.

Ahora que los proyectos se desploman y ceden, ahora que revelan su ínfima relevancia y la irrealizabilidad de sus objetivos, la inversión inteligente puede ser la que atienda a estas características, al valor de la tecnología por encima de su precio.

Imagen destacada por lassedesignen / stock.adobe.com

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina:

Acerca del autor

Javier Bastardo

Filósofo poseedor de una curiosidad incurable. Entusiasmado por las potencialidades de las criptomonedas y blockchain en el mundo que viene.

CriptoCaricatura

¡Mantente al día!

Tweets de @CriptoNoticias

Publicidad