Select Page

Michael Casey: blockchain podría evitar las noticias falsas usando tokens de reputación

Michael Casey: blockchain podría evitar las noticias falsas usando tokens de reputación

Michael Casey, autor del libro “La edad de la criptomoneda: cómo bitcoin y el dinero digital desafían el orden económico mundial”, cambió hace dos años su puesto de columnista principal en The Wall Street Journal por el de asesor principal de la Iniciativa de Moneda Digital en el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Casey, que estará este jueves en Madrid para participar en el Simposio Internacional organizado por el MIT y la Fundación Ramón Areces, explicó, en una entrevista concedida a CriptoNoticias, que las noticias falsas podrían evitarse utilizando tokens de reputación para la verificación de fuentes. El escritor y periodista también cree que blockchain representa  una oportunidad para que las compañías de medios tradicionales luchen contra Facebook, “que usa un algoritmo secreto para capturar a una audiencia que vende a sus propios anunciantes en la plataforma y, así, consigue que las compañías de medios tradicionales pierdan el control e ingresos publicitarios”.

Casey ejerció la profesión de periodista durante 23 años, 18 de ellos en puestos claves del diario económico neoyorquino. Cuando abandonó el periódico declaró a la publicación Techcrunch que, aunque le resultó difícil abandonar el periodismo y dejar una maravillosa organización de noticias, la oportunidad era demasiado emocionante para dejarla pasar.

El autor de la Edad de la Criptomoneda abordará en la sede de la Fundación Areces, junto a otros siete renombrados profesores del MIT, las oportunidades y desafíos que representan la ciberseguridad, los nuevos modelos de consumo, la sociedad de los millennials o la llegada de bitcoin y la tecnología que lo sustenta, blockchain.

¿Qué aplicaciones puede tener blockchain en la industria de los medios?

A través de su capacidad para asignar identificadores inmutables a activos digitales, blockchain podría algún día crear una plataforma para que los productores de contenido digital (texto, música, audio, arte, etc.) puedan tener el control directo de sus trabajos creativos. No será fácil volver a diseñar un sistema que esté dominado por gestores de medios centralizados, como compañías discográficas y plataformas de redes sociales como Facebook. El resultado final es un mundo en el que los productores de contenido controlan y monetizan directamente sus obras como mejor les parezca.

También veo a blockchain como una poderosa herramienta para rastrear y seguir el tráfico de la audiencia en los sitios web, creando más transparencia para la industria de la publicidad en línea. Cuando se combina con micropagos basados ​​en tokens, también podría cambiar la forma en que se distribuye el ancho de banda de Internet, lo que nos cambiará a un modelo más de pago por uso. Eso en sí mismo modificará la economía de los medios en la era en línea.

“El resultado final es un mundo en el que los productores de contenido controlan y monetizan directamente sus obras como mejor les parezca” Michael Casey

¿Y cómo puede utilizar ser utilizado blockchain por la industria de medios?

Además de las ideas expresadas en la pregunta anterior, veo una oportunidad para las compañías de medios tradicionales de luchar contra Facebook, que usa un algoritmo secreto para capturar a una audiencia que vende a sus propios anunciantes en la plataforma y, así, consigue que las compañías tradicionales de medios pierdan el control e ingresos publicitarios. Incluso ahora, esas compañías todavía producen la mayor parte del contenido valioso en la web, pero no reciben una compensación justa por toda la inversión que hacen en periodismo de calidad y producción de información. Esto se debe a que las estrategias de Facebook favorecen las noticias falsas y otros contenidos producidos de manera barata que se comparten instantáneamente y se replican dentro de sus audiencias, como en una especie de caja de resonancia.

Si las compañías de medios apoyaran la creación de una plataforma verdaderamente descentralizada, una cuyo algoritmo esté abierto y no deliberadamente diseñado para crear audiencias afines para vender a los anunciantes de la plataforma, entonces podrían cambiar el equilibrio de poder hacia uno más favorable para los principales proveedores de contenido.

Blockchain proporcionaría la columna vertebral de una plataforma descentralizada de este tipo, en la que todos los usuarios pueden monetizar libremente su contenido como mejor les parezca y pueden dictar dónde y cómo se presenta en la plataforma. Las compañías de medios deben resistir el impulso de poseer y controlar dicha plataforma; simplemente deberían verlo como una manera mucho más justa de permitir que su propio contenido compita por el público. Y ahí es donde entra la cadena de bloques: puede permitir que las personas estén plenamente seguras de que el intercambio de valor en la plataforma está siendo manejado por un sistema descentralizado y que el algoritmo de definición de la plataforma no está siendo manipulado.

¿Cambiará blockchain el periodismo?

No veo que cambie la esencia del periodismo: los reporteros y los editores seguirán siendo juzgados por su precisión, imparcialidad y capacidad para transmitir el mensaje. Pero las herramientas del comercio podrían cambiar significativamente. La idea de que la “veracidad de datos” basada en blockchain se vincule a diferentes fuentes de información digitalmente entregadas, con hashes de identificación criptográfica que permiten a las personas verificarlas rápidamente, podría ampliar y acelerar el acceso al tipo de fuentes que tradicionalmente los periodistas han utilizado a través de sus teléfonos. Incluso, más noticias podrían provenir de las redes sociales, ya que ahora se identificarán como provenientes de fuentes verificadas.

Otra forma basada en blockchain para verificar las fuentes podría residir en “tokens de reputación”, por lo que los verificadores profesionales de información serían recompensados, por las personas que realizan apuestas financieras en los mercados de predicción, ​​por confirmar con exactitud el resultado de los eventos. Cuando se combina con herramientas de cifrado emergentes, la tecnología blockchain también podría significar que las fuentes de los periodistas podrían obtener nuevas herramientas con las que revelar información confidencial, como nuevas formas de identidad anónima, que puedan demostrar que la persona tenía acceso a cierta información clave y que están autorizados de alguna manera para tener acceso a él, pero sin revelar ninguna información de identificación personal, ni el periodista, ni nadie.

Luego está el negocio del periodismo en sí mismo. Si las redes sociales se convierten en una plataforma descentralizada sobre la cual todos pueden controlar su contenido creativo y monetizarlo, habrá incluso más competencia por los tipos de noticias más comerciales. Creo que esto significará que se le dará más importancia a lo bien que estén contadas las historias. También significa que habrá una mayor fragmentación de la industria, aunque si las organizaciones de noticias tradicionales adoptaran el modelo de una plataforma descentralizada, en lugar de someterse a los caprichos del algoritmo interno de Facebook, podrían recuperar un poco de la audiencia que han perdido a favor de proveedores de noticias falsas o de baja calidad.

“Si usamos el modelo aplicado por Bitcoin, algún día también podremos abordar el problema relacionado con las “redes de distribución falsas”.

¿Entonces cree que blockchain es lo suficientemente efectivo como para evitar las noticias falsas?

Hay personas trabajando en cómo resolver este problema. Uno es a través de la idea de un token de reputación, mencionado en la respuesta anterior. Si las personas tuvieran algún tipo de valor en juego, la posibilidad de perder o ganar dinero, dependiendo de la exactitud de la información, entonces tal vez tendríamos un sistema más intensamente incentivado para hacer periodismo serio. No estoy convencido de que sea fácil de resolver, pero el principio de los incentivos económicos es el lugar adecuado para comenzar. Esto es porque ahora, con el algoritmo que dirige la publicidad de la plataforma de Facebook, premiando cualquier contenido que se apoye en los grupos de resonancia formados por personas, cuya inclinación a compartir noticias está dirigida por sus prejuicios políticos o ideológicos, los incentivos para producir historias falsas y baratas que atraigan a esas personas lo suficientemente apasionados como para compartirlos son muy fuertes.

Esta solución conlleva “poner toda la carne en el asador”, ya que no solo implica desembolsos directos de dinero, o un enfoque centrado exclusivamente en el contenido de las noticias. Si usamos el modelo aplicado por Bitcoin, algún día también podremos abordar el problema relacionado con las “redes de distribución falsas”. Los análisis de redes basados en big data pueden encontrar fácilmente patrones de flujo de información que pueden revelar si una red de “seguidores” o “amigos” se compone de “bots” o “likers” pagados, en lugar de seres humanos reales que se han unido a la red por libre voluntad. Uno puede imaginar una fuente completamente abierta, un algoritmo razonablemente equitativo que impone un “impuesto de computación”, similar a la prueba de trabajo que los mineros de bitcoin deben realizar, por cada nodo bot o falso que un proveedor de contenido utiliza para su red de distribución. Puedes crear una red falsa de distribución, pero tendrá costes computacionales, principalmente costes de electricidad.

¿Cuál es su opinión sobre la descentralización de las grandes plataformas tecnológicas a través de blockchain?

Michael Casey es autor de la Edad de las Criptomonedas.

Es un ideal que, en la mayoría de los casos, debería perseguirse. Pero “descentralización” es un concepto relativo. La diferencia entre “centralización” y  “descentralización” se encuentra en un continuo, en lugar de en un conjunto binario de opciones. Y a menudo habrá buenas razones para confiar en estructuras centralizadas, principalmente cuando hay un alto grado de confianza en la institución centralizada que lo respalda. Pero cuando la confianza es baja, cuando hay buenas razones para no confiar en las compañías o instituciones que controlan la plataforma, entonces el coste de mantener esa confianza -que es, en efecto, una forma de coste de transacción- superará el coste de crear una plataforma descentralizada como blockchain.

¿Cómo cambiará blockchain la industria energética?

La principal aplicación en el campo de la energía surge de las aplicaciones más generales de blockchain en Internet de las cosas, donde podría permitir distribuir, de dispositivo a dispositivo, mercados que se producen sin la necesidad de intermediarios, para gestionar los intercambios. Esto puede ser por dinero, pero también puede ser para intercambios de poder entre pares. Entonces, la cadena de bloques puede terminar siendo una parte integral de un futuro en el que la energía se produce y consume localmente, en micropaneles solares distribuidos, desintermediando servicios públicos. Nos podría llevar a un mundo al que algunos de nosotros, en el MIT, llaman “democracia energética”.

También, integrando contratos inteligentes con dispositivos inteligentes probados en blockchain, se puede emitir flujos de dinero digital y tokens que representen la entrega de tipos demostrables de energía renovable. Podríamos ser capaces de emitir formas seguras de financiación peer-to-peer para el desarrollo de infraestructura de producción de energía localizada.

Imagina alguien en Seattle poseyendo una parte de un micropanel en una aldea de Uganda, o comprando un bono colateralizado con la participación de un aldeano en el panel, con un contrato vinculado a los mecanismos de control del dispositivo que les da un ejecutable y una concesión negociable sobre ese activo. Al reducir la necesidad del estado de derecho, los registros de propiedad y otras formas de infraestructura legal, podemos ser capaces de desbloquear el capital global que tanto se necesita para financiar instalaciones de energía renovable en todo el mundo en desarrollo.

¿En qué mercados, además del financiero, cree que blockchain será aplicado antes?

La energía, como se ha mencionado, es un gran mercado. También se usará ampliamente para administrar las cadenas de suministro que es un campo o un caso de uso, más que una industria. Es decir, se utilizará en muchas industrias que tienen múltiples proveedores, ya que les permite coordinar su intercambio de información de manera más efectiva a medida de la marcha del proceso de producción.

¿Cuándo cree que podrá usar la gente las primeras aplicaciones de blockchain?

Ya vemos que se está utilizando en Bitcoin y cripto-activos dentro de la evolución de la economía del token. Pero supongo que su pregunta tiene que ver con usos más corrientes. También aquí estamos viendo algunas compañías, como FoxConn e IBM, que usan blockchain en su gestión de la cadena de suministro, aunque todavía es mayormente experimental. Esos usos, especialmente en las cadenas de suministro, se generalizarán en los próximos años, aunque los consumidores no necesariamente notarán estos usos de trastienda.

Estos serán algunos de los temas que tratará Michael Casey en el Simposio del día jueves. Entre otros actores que estarán presentes en dicha actividad en Madrid, resaltan George Westerman, Investigador Principal en la Iniciativa sobre la Economía Digital del MIT. Sus trabajos se centran en la transformación digital, el liderazgo tecnológico y la demanda cambiante de habilidades en la economía digital; John Williams, reconocido internacionalmente en el campo de algoritmos computacionales para simuladores de partículas a gran escala; Abel Sánchez, Director Ejecutivo del Centro de Datos Geoespaciales del MIT.

Luis Pérez-Breva, quien actualmente dirige el programa estrella del MIT en innovación aplicada, el MIT Innovation Teams: una iniciativa conjunta de la Escuela de Ingeniería y la Escuela de Negocio del MIT cuyo objetivo es contribuir a materializar el impacto de los avances tecnológicos de MIT (MIT’s deep tech) en la sociedad resolviendo problemas en el mundo; Matthias Winkenbach, Director del Laboratorio de Logística de Mega ciudades del MIT y Científico de Investigación del Centro de Transporte y Logística (CTL) del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

Federico Casalegno, científico social con interés en el impacto de las tecnologías digitales en red sobre el comportamiento humano y la sociedad. El profesor Casalegno enseña y conduce investigación avanzada en MIT y diseña medios interactivos para fomentar las conexiones entre la gente, la información y los lugares físicos, utilizando tecnologías de información de vanguardia; y Georgia Perakis, cuyas investigaciones se centran en analítica, optimización, modelos cuantitativos para gerentes, fijación de dinámica de precios y gestión de ingresos, entre otros. Está particularmente interesada en cómo resolver problemas complejos y prácticos en fijación de precios, gestión de ingreso, cadena de suministros, logística y aplicaciones energéticas.

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina:

About The Author

Covadonga Fernández

Periodista, corresponsal CriptoNoticias en España, fundadora Blockchain Media, Observatorio Blockchain.

¡Mantente al día!

Tweets de @CriptoNoticias

PUBLICIDAD